Skip to main content

Declaración del Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología sobre la emergencia por el virus del Zika

Panamá 8 de febrero de 2015

La Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (FLASOG), es una institución científica afiliada a la FIGO, Federación Mundial de Ginecología y Obstetricia con sede en Londres. La FLASOG está constituida por médicos y médicas Gineco-obstetras de todos los países de América Latina y El Caribe, que vela por la salud de las mujeres y tiene un Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos que ha asumido la defensa de los siguientes derechos sexuales y reproductivos de las mujeres latinoamericanas:

  • Derecho a una maternidad saludable y segura
  • Derecho a una vida sexual libre de violencia
  • Derecho a regular libremente su propia fecundidad, que incluye la anticoncepción de emergencia
  • Derecho a interrumpir el embarazo por razones establecidas en la ley de cada país
  • Derecho a recibir información sobre salud sexual y reproductiva y sobre sus derechos sexuales y reproductivos
  • Derecho a acceder a servicios de salud sexual y reproductiva

Nuestro Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos, se adhiere a la Declaración de emergencia por el Virus del Zika de la Organización Mundial de la Salud, pero manifiesta gran preocupación ante las declaratorias de varios gobiernos de la región que han aconsejado a las mujeres evitar quedar embarazadas hasta que se comprenda y controle mejor el virus (por ejemplo, Colombia: posponer el embarazo de 6 a 8 meses, El Salvador: posponerlo hasta el año 2018, Jamaica: posponerlo de 6 a 12 meses).

Teniendo en cuenta que en nuestra región más de la mitad de las gestaciones no son deseadas/buscadas y hay un alto índice de violencia/abuso sexual, las recomendaciones de los gobiernos para posponer los embarazos sin ampliar el acceso a la anticoncepción y al aborto seguro no son razonables.

Se estima que en nuestra región más de 20 millones de mujeres tienen demanda insatisfecha en anticoncepción y el 95% de los abortos son inseguros teniendo algunas de las leyes más restrictivas sobre aborto en el mundo.

Las mujeres más pobres y vulnerables de nuestra región tienen más posibilidad de infectarse por las condiciones de inequidad en que viven y es menos probable que tengan acceso a educación sexual, métodos anticonceptivos y servicios de aborto seguro.

Exhortamos a los gobiernos de nuestra región para que esta crisis global sea la oportunidad para reducir la desigualdad en y entre los países (Objetivo 10 de Desarrollo Sostenible), pues sin la eliminación de las desigualdades, no se avanzará en el desarrollo sostenible y para esto se requiere:

  • Asegurar que las mujeres y las adolescentes tengan acceso a una gama completa de métodos anticonceptivos asequibles, incluyendo la anticoncepción de emergencia, especialmente para aquellas que viven en condiciones de pobreza, en zonas rurales y áreas periurbanas. Solicitar a las mujeres retrasar su embarazo sin proporcionarles las herramientas para hacerlo es inconcebible.
  • Ampliar el acceso a servicios de aborto seguro. En una región con una de las legislaciones más restrictivas a nivel global en materia de aborto, las mujeres tienen el derecho de decidir, acorde a las legislaciones de cada país, la interrupción voluntaria del embarazo y cuándo hacerlo. No sólo durante esta crisis de salud pública, sino siempre.
  • Implementar campañas de sensibilización para que las mujeres y las jóvenes accedan a información sobre el virus del Zika que les permita prevenir la presencia de la enfermedad y estar conscientes de los riesgos en que incurren si deciden tener hijos/as.
  • Mayor apoyo para las mujeres que deciden continuar con su embarazo y para aquellas que pudiesen tener hijos/as nacidos/as con microcefalia.
  • Acceso universal a las pruebas para detectar el virus del Zika en etapas tempranas del embarazo y a las tecnologías diagnósticas para la evaluación fetal.
  • Liderar una respuesta coordinada al virus del Zika, a través del involucramiento de actores de diferentes sectores, incluyendo a la sociedad civil.

 

EDGAR IVÁN ORTÍZ L. MD, MSC
Presidente de FLASOG
PIO IVÁN GÓMEZ S. MD, MSC
Coordinador
Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de FLASOG
Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de FIGO

Estudio revela que zika causa defectos oculares en bebés

Página Siete/La Paz

El virus del zika puede asociarse con otro defecto de nacimiento en los bebés: anomalías oculares, según un nuevo estudio publicado ayer  en el Journal of the American Medical Association Ophthalmology y divulgado por el portal www.infobae.com.

El zika se ha extendido exponencialmente en América desde que se identificó el brote en mayo de 2015. Brasil fue el primero en dar la alarma de que el virus podría estar relacionado con un defecto congénito poco común llamado microcefalia, caracterizado por generar una forma anormal de cabeza y cerebro en los bebés.

Ahora, para este nuevo estudio, los investigadores se centraron en 29 bebés con microcefalia en Brasil y encontraron que 23 madres informaron de síntomas similares al zika durante su embarazo. De los recién nacidos afectados, 10 tenían alteraciones oculares, que van desde leves a defectos «que amenazan la visión”. Ambos ojos se vieron afectados en siete de los 10 bebés.

Los defectos más comunes fueron pigmentos y atrofia. También se ha encontrado que el nervio óptico era anormal en algunos de los bebés. El doctor Buddy Creech, profesor asociado de la Universidad Vanderbilt, dijo que otros virus, incluyendo herpes y rubeola, son conocidos por causar defectos oculares de nacimiento en los bebés. «Esta idea de un virus contraído durante el embarazo que causa daños en el sistema nervioso central no es un hallazgo sorprendente”, dijo Creech.

Aunque el estudio de casos era pequeño, dijo Creech, este tipo de investigaciones serán clave para descubrir cómo funciona el virus del zika y dónde hay «ventanas” de riesgo para las mujeres embarazadas. «Estamos aprendiendo acerca de este virus y no sabemos qué esperar”, dijo Creech. «Necesitamos documentos como éste, que nos dan la capacidad de movernos más por el camino”. Los investigadores dijeron que aún no podían vincular definitivamente los defectos oculares al zika hasta que  haya más estudios que descarten que las lesiones oculares no fueron causadas por otras enfermedades, incluyendo la toxoplasmosis.

El especialista en salud de la cadena ABC Richard Besser dijo que este primer estudio puso de relieve las preocupaciones de que podría haber un «espectro” desconocido de efectos relacionados con el zika. «La microcefalia puede ser sólo la punta del iceberg”, advirtió.

En respuesta al virus del Zika: Un enfoque feminista

La Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos (RMMDR) y la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe (RSMLAC) se unen a las voces de organizaciones hermanas y compañeras feministas [1] en respuesta a los recientes brotes del virus del Zika en América Latina y el Caribe, reprobando categóricamente las recomendaciones de salud pública emitidas por parte de los gobiernos regionales, las cuales son deficientes y parciales en su contenido y dirigidas—de  manera equivocada—exclusivamente a las mujeres. En particular, denunciamos los llamados de países como Colombia, Jamaica, Ecuador y El Salvador, los cuales recomiendan a las mujeres posponer el embarazo hasta que se erradique el virus, y reprochamos particularmente la llamada que el gobierno de El Salvador hace a las mujeres de evitar embarazarse durante los siguientes dos años. [2]

Los gobiernos deben reconocer que en la lucha contra el virus del Zika, cualquier estrategia de salud pública que no tenga los derechos humanos—incluyendo los derechos sexuales y reproductivos (SDSR) en su núcleo, estará limitada en su impacto y carecerá de sostenibilidad, creando a la vez, un ambiente propicio para generar múltiples violaciones de derechos humanos.

Como región, América Latina y el Caribe se caracteriza por: altas tasas de embarazos no planificados, donde más del 56% de los embarazos son no deseados; [3] altos niveles de violencia sexual; acceso limitado a anticonceptivos y servicios de salud sexual y reproductiva; y leyes restrictivas en torno al aborto, donde en algunos casos, como El Salvador, está prohibido en cualquier circunstancia y las mujeres son perseguidas y criminalizadas de manera rutinaria bajo sospechas de aborto. [4] Por otra parte, las mujeres que son jóvenes, que provienen de comunidades remotas y de bajos ingresos, y/o que viven en otras situaciones vulnerables, enfrentan desproporcionadamente múltiples barreras cuando se trata de ejercer un poder y control significativo respecto a la toma de decisiones sobre su vida sexual y reproductiva. En este contexto, los llamados a las mujeres a posponer o evitar el embarazo, no son sólo irrealizables, sino que llanamente demuestran una total irresponsabilidad y negligencia por parte de quien los emite.

La rápida propagación del virus del Zika y el importante vínculo que se ha demostrado de éste con el desarrollo de microcefalia y otras anormalidades neurológicas representa, en muchos aspectos, un panorama completamente nuevo, con nueva información continuamente saliendo a la luz, demostrando una clara necesidad de más investigación. Esta incertidumbre hace que sea aún más necesario que los gobiernos se comprometan desde un inicio,  con un enfoque basado en los derechos humanos que sea integral y sostenible para erradicar el virus y mitigar sus efectos. Cualquier otro tipo de aproximación o enfoque es imprudente y va en contra de los compromisos y responsabilidades que los gobiernos han acordado en virtud de tratados y compromisos de derechos humanos en el ámbito regional e internacional.

Por ello, instamos a los gobiernos de los países afectados, tanto en América Latina y el Caribe, así como de otras regiones del mundo, a que implementen un enfoque basado en los derechos humanos, la justicia reproductiva, y el desarrollo sostenible en su respuesta frente al virus del Zika y a cualquier otro problema de salud emergente. Tal enfoque debe ser integral, y debe reconocer la igualdad entre los géneros y la importancia del empoderamiento de las niñas y mujeres como una prioridad transversal, de acuerdo con los acuerdos y compromisos de estos gobiernos en el marco de la Agenda 2030. [5]

En la práctica, este enfoque en la lucha contra el virus del Zika debe incluir:

  • Que se garantice el acceso universal a una gama completa de métodos anticonceptivos voluntarios de alta calidad, y de fácil uso, incluyendo métodos de barrera como los preservativos femeninos y masculinos, la anticoncepción de emergencia, así como información y servicios de Salud Sexual y Reproductiva, incluidos los servicios de atención prenatal que permitan la temprana detección de microcefalia.
  • Que las campañas de salud pública de concienciación se dirijan tanto a hombres como a mujeres, especialmente a la luz de la evidencia reciente de que el virus del Zika puede transmitirse por vía sexual, [6] y el reconocimiento de que la responsabilidad de los métodos de sexo seguro es de hombres y mujeres por igual, y no puede ser asumido por las mujeres únicamente.
  • Que se despenalice el aborto, y se eliminen todas las barreras legales y de implementación para ampliar y garantizar el acceso a los procedimientos de alta calidad, seguros, completos, y gratuitos para la interrupción del embarazo, sin requisitos de consentimiento parental o conyugal. Como ha sido mencionado por otras organizaciones hermanas, [7] en un contexto de mucha incertidumbre y temor públicos que rodean al virus Zika, el pedir a las mujeres que simplemente no se embaracen cuando el acceso a métodos anticonceptivos es limitado y el acceso al aborto seguro es restringido o incluso completamente criminalizado, inevitablemente aumentará las tasas de aborto inseguro y por consiguiente, la mortalidad y morbilidad materna. Por otra parte, las leyes restrictivas y punitivas de aborto que obligan a una mujer a continuar con un embarazo no deseado, violan el derecho de las mujeres a vivir libres de tratos inhumanos y crueles, como se ha señalado por organismos de derechos humanos. [8]
  • Que se apoye a las mujeres embarazadas en los países afectados por el Zika que deciden continuar con su embarazo, para que puedan llevar a término su embarazo de forma segura, contando con consejería integral durante el embarazo, parto seguro, cuidados pre y post parto, y servicios de atención neonatales; así como el suministro de terapia para necesidades especiales, salud y servicios educativos, según sea necesario para los casos que presenten microcefalia.
  • Que se implementen cambios sistémicos en el desarrollo de políticas y programas que den cuenta de las intersecciones entre el cambio climático y la Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos. [9]
  • La implementación inmediata de las recomendaciones en el marco del Consenso de Montevideo, así como las metas previstas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, en particular las relacionadas con la salud y la igualdad de género, con el fin de tomar medidas efectivas e integrales de protección para así ayudar a frenar la propagación del virus.

[1] Ver (en inglés) The Guardian (2016), Rights Groups Denounce Zika Advice to Avoid Pregnancy in Latin America; O’Neill Institute (2016), The WHO Must Include Access to Birth Control and Abortion in its Temporary Recommendations for Zika-Associated Public Health Emergency of International Concern.
[2] Liss-Schultz (2016), Pregnant, Sick with Zika – and Prohibited From Getting an Abortion, Huffington Post; Reuters (2016), El Salvador Urges Against Pregnancies Until 2018 as Zika Virus Spreads; Huffington Post (2016),Jamaica Advises Women to Delay Pregnancy Due to Zika Virus.
[3] Guttmacher Institute (2014), New Study Finds That 40% of Pregnancies Worldwide are Unintended.
[4] Center for Reproductive Rights (2014), Marginalized, Persecuted, and Imprisoned: The Effects of El Salvador’s Total Criminalization of Abortion.
[5] A/RES/70/1 (2016), Transforming our World: the 2030 Agenda for Sustainable Development.
[6] LaMotte, Sandee (2016), Zika has Been Sexually Transmitted in Texas, CDC Confirms.
[7] The Guardian (2016), Zika Outbreak Raises Fear of Rise in Deaths from Unsafe Abortions; Varagur, Krithika (2016), Zika Virus Prompts Activists to Push for Legal Abortions in Brazil, The Huffington Post.
[8] CAT/C/PER/CO/4, para. 23; CAT/C/NIC/CO/1, para. 16; and CAT/C/CR/32/5, para. 7.
[9] ARROW (2016), Zika: A Perfect Storm of Climate Change, Disease, and SRHR.

Ante zika, piden respetar el uso de anticonceptivos

La Prensa.

La Organización Panamericana de Salud (OPS) pide ampliar el acceso a los anticonceptivos en América Latina ante la expansión del virus del Zika, pero recuerda que la decisión de concebir es un derecho exclusivo de la mujer.

“No se puede tomar como recomendación que no se embaracen las mujeres. Los países deben informar de los riesgos que hay, pero la decisión final es sólo de la mujer, es su derecho”, dijo en una entrevista con Efe Suzanne Serruya, directora del Centro Latinoamericano de Perinatología, Salud de la Mujer y Reproductiva de la OPS.

Puerto Rico, Ecuador, Colombia, República Dominicana, Jamaica, Honduras, Panamá y El Salvador han pedido a sus ciudadanas que no se queden embarazadas mientras haya zika en el país, hasta que se sepa más del virus y, en el caso de El Salvador, hasta dentro de dos años.

“No sabemos cuánto va a durar. ¿Qué pasa si en dos años está peor? Ésa no es la solución. Hay que trabajar para disminuir el vector (el mosquito) y para que las mujeres tengan mayor acceso a la contracepción”, consideró la especialista de la OPS, filial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con sede en Washington.

La medida de pedir aplazar los embarazos, insólita en el continente, ha sorprendido y disgustado a las organizaciones que defienden los derechos reproductivos femeninos, por considerar que transfiere la responsabilidad a la mujer sin proporcionarle alternativas.

“Es ingenuo e insuficiente. Esta crisis pone en evidencia los grandes vacíos de las políticas nacionales de la región en educación sexual y en el acceso a los anticonceptivos y al aborto”, comentó a Efe Mónica Roa, vicepresidenta de estrategia en la organización internacional Women’s Link Worldwide.

Roa subrayó el hecho de que un país como El Salvador, donde muchas mujeres no tienen acceso a anticonceptivos y el aborto está prohibido en cualquier circunstancia, pida a sus ciudadanas que no se queden embarazadas en dos años.

“En Colombia, cuando el ministro hizo la recomendación, muchas mujeres entendieron que les pedían que no tuvieran sexo por seis meses. Muchas mujeres no saben dónde conseguir anticonceptivos, no pueden pagarlos o tienen parejas que no les dejan usarlos”, explicó la experta en derechos femeninos.

Pedir aplazar los embarazos es un reto en un continente en el que se calcula que el 56 por ciento no son planificados, según la cifra con la que trabajan las organizaciones internacionales.

En ese porcentaje de embarazos no buscados están los que son producto de la falta de acceso a anticonceptivos, del mal uso o fallo de esos métodos, de carencias en la educación sexual o de violación.

“Lo que más nos preocupa es el acceso a los métodos anticonceptivos, en todos los países de la región es diferente en función de los niveles de pobreza. El acceso puede variar entre un 47 y un 7 por ciento según zonas y barrios”, señaló la especialista de la OPS.

Las mujeres pobres se encuentran en una doble situación de vulnerabilidad ante el zika: viven en las zonas donde hay más riesgo por las aguas estancadas donde se cría el mosquito y son las que tienen menos acceso a los anticonceptivos y a la educación sexual.

“Ésta debería ser una oportunidad para que los países mejoren sus servicios de planificación familiar”, apuntó Serruya.

Debate en Colombia sobre el aborto en casos de Zika

El Mundo.es. La alarma por el Zika y su relación con la microcefalia en los bebés recién nacidos de madres infectadas reabre el debate

La alarma por el Zika y su relación con la microcefalia en los bebés recién nacidos de madres infectadas ha reabierto en Colombia un debate que se extiende por toda Latinoamérica: la opción de practicar el aborto para evitar las consecuencias del virus.

«En comparación con países como Brasil, El Salvador y República Dominicana, entre muchos otros, Colombia está muy avanzada en este tema. Sin embargo, una noticia de alcance tan masivo como el Zika ha puesto en evidencia los vacíos tan grandes en materia de educación sexual que todavía existen», comenta a EL MUNDO Mónica Roa, portavoz de Women’s Link Worldwide, una ONG que defiende los derechos de las mujeres y las niñas.

«Me quedé perpleja cuando escuché la recomendación del Ministerio de Salud para que las colombianas pospongan su embarazo entre seis y ocho meses. ¿En qué país creen que están? Son palabras vacías, nada realistas, pues no tienen en cuenta que el 50% de los embarazos en Latinoamérica no son planeados ni lasaltísimas tasas de violencia sexual que registra Colombia», denuncia.

La legislación colombiana (similar a la Ley Orgánica 9/1985 de España, pero sin el supuesto de la malformación del feto) recoge, a través de la sentencia C-355 de mayo de 2006, que el aborto podrá ejercerse cuando se cumplan uno de estos tres casos (no existe un sistema de plazos): que la mujer haya sido víctima de violación o incesto, que el feto presente graves malformaciones incompatibles con la vida y que la vida o salud (física y/o mental) de la madre estén en riesgo.

«El primer supuesto no tiene aplicación en este caso; respecto al segundo, no está demostrado que la microcefalia, en general, afectaría a la vida del feto, así que habría que aplicar el tercer caso, invocando al riesgo psicológico para la madre», comenta a este periódico el Viceministro de Salud Pública, Fernando Ruiz Gómez, que advierte que desde el Gobierno «no tienen una posición oficial» al respecto. «Cada caso debe ser estudiado entre el médico y su paciente».

Para Mónica Roa, esto va a generar problemas. «El Ministerio de Salud tendría que adoptar una postura clara. No digo que tenga que recomendar a todas las mujeres con Zika que aborten, pero sí que pueda informarlas de cuáles son sus opciones».

«Todos los embarazos en Colombia están considerados ahora mismo de alto riesgo», explica el Viceministro de Salud. «Es vital hacer un diagnóstico lo antes posible. Hemos observado que entre la semana 15 y la 28 de gestación se puede determinar si el feto sufre microcefalia. Sin embargo, hasta que el bebé no nazca no se puede establecer una relación entre este trastorno y el Zika».

Desde el Ejecutivo informan que están siendo evaluadas 1.090 mujeres en distintas zonas del país como San Andrés, Bolívar, Magdalena y Cúcuta y que, por el momento, siguen estudiando 12 casos en los que sería posible la relación entre el virus y el síndrome Guillain-Barré, un trastorno neurológico.

Tras saltar la alarma por la epidemia a finales de 2015, ahora es cuando arranca en Colombia la campaña oficial de prevención del virus. El presidente Juan Manuel Santos ha pedido que se difunda la información porque «no es sólo responsabilidad del Gobierno Nacional, sino de todos los colombianos, incluyendo a alcaldes y gobernadores». El Ejecutivo sigue sin confirmar el caso de un bebé que nació con microcefalia porque su madre tenía el Zika, que anunció hace un par de semanas el senador del Partido Alianza Verde, Jorge Iván Ospina.

Problemas para acceder al aborto voluntario

Desde Women’s Link denuncian que hay médicos en Colombia que se acogen a la objeción de conciencia y deciden no practicar el aborto, lo que pospone el caso hasta que se hace inviable, por lo que algunas mujeres infectadas por el Zika podrían acaban recurriendo a clínicas clandestinas, poniendo en riesgo su vida.

«Tienen miedo a las represalias del Procurador general, Alejandro Ordóñez, que nunca ha escondido su agenda religiosa, oponiéndose a los derechos reproductivos de las mujeres», afirma la abogada Mónica Roa, que instauró junto a otras 1.279 mujeres una acción de tutela en 2012 contra el Procurador, que fue aceptada a través de la sentencia T-627 de ese mismo año.

Otro problema que menciona la letrada es que hay muchas mujeres en Colombia que, por falta de información sexual, no saben cómo evitar los embarazos. «En una entrevista con el periódico ‘El Espectador’, el Ministro de Salud (Alejandro Gaviria) reconocía que casi le entró la risa cuando le acusaron de estar pidiendo a las mujeres que no practicaran el sexo durante seis y ocho meses. No debería generarle risa, sino preocupación, pues evidencia un grave problema de educación«.

Los más expuestos al virus del Zika son los que viven por debajo de los 2.200 metros respecto al nivel del mar (el 60% de la población, unas 26 millones de personas en el país), que en Colombia coincide con algunas de las regiones más humildes, donde es complicado el acceso a los programas de planificación familiar. «¿Qué vamos a hacer con las víctimas de una violación infectadas por el Zika? ¿Qué vamos a hacer con las que ya están embarazadas?», se preguntan desde Women’s Link.