Skip to main content

El 2016 Bolivia debe rendir cuentas sobre políticas públicas de género y violencia a nivel internacional

f300x0 94829_94847_14

Página Siete/La Paz. Durante la gestión 2016, Bolivia debe rendir un informe sobre sus políticas públicas para la eliminación y prevención de la violencia y el empoderamiento de la mujer en el desarrollo sostenible. Ambos temas son centrales en la agenda del 60 periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW 60) programada del 14 al 24 de marzo en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

En octubre, el Estado boliviano debe presentar los avances de sus políticas públicas para el empoderamiento de la mujer en la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe que se realizará en Montevideo, Uruguay. Cada tres años, la Conferencia Regional presenta recomendaciones a todos los países miembros de la CEPAL respecto al avance de las políticas públicas para la igualdad de género.

El 2013, Bolivia firmó el Consenso de Santo Domingo comprometiéndose, entre otros temas, a fortalecer las instituciones que impulsan las políticas públicas para la igualdad de género y, en particular, implementar de manera efectiva sistemas de producción de información estadística para el diseño de estas políticas. La directora de la Coordinadora de la Mujer, Mónica Novillo destacó la importancia de ambos encuentros internacionales por cuanto todos los países, entre ellos Bolivia, deben someterse a evaluación internacional sus políticas públicas de género.

En contacto con ANF, explicó que «la CSW 60 tiene importancia porque los gobiernos tienen que reportar sobre avances en relación a la violencia». Destacó que en ambos encuentros los informes oficiales serán contrastados con los reportes alternativos de la sociedad civil que a través de sus organizaciones realizan seguimiento al grado de cumplimiento de los compromisos internacionales suscritos por Bolivia. En relación a la violencia de género, Bolivia ha avanzado en la aprobación de una nueva ley que incluye la figura del feminicidio y especifica 17 tipos de violencia contra la mujer, sin embargo, no ha logrado fortalecer la capacidad institucional para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia.

En la actualidad no existe un sistema nacional de registro que sistematice los casos de violencia hacia la mujer permita comprender el impacto personal y social ?costos sociales y económicos? de la violencia contra las mujeres. En octubre del 2015, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de Naciones Unidas, concluyó que en Bolivia aun o se materializan en acciones concretas los avances adoptados en materia legislativa para superar la discriminación contra las mujeres.

El Comité de la CEDAW demandó al Estado boliviano modificar las disposiciones legales a fin de despenalizar el aborto, la adopción de medidas para disminuir los embarazos adolescentes, para superar la enorme brecha salarial entre mujeres y hombres, entre otras medidas. Por otra parte, como medida especial recomendó la creación de un ministerio de asuntos de la mujer y la puesta en marcha de un registro único y un sistema de información de violencia.