Skip to main content

“¡Vean el momento exacto del asesinato!” – Columna de opinión

LOGO cdd

Fue con esa frase que algunos programas de televisión difundieron la noticia del  feminicidio 32 en Bolivia en lo que va de este año. Y sí, su ex pareja la degolló en puertas de un supermercado con un hacha de carnicero.  La degolló y ya la noticia corría en minutos por todos los espacios de comunicación. Pero no era suficiente para quienes ven estos hechos como un espectáculo que merece ser capitalizado.

“¡Vean, vean!”

No podrían perder esta oportunidad. Intentaron difuminar el video de este feminicidio en Santa Cruz, pero claramente se observaba una y otra vez la agonía y la crueldad en cada movimiento.

Esto nos lleva a preguntarnos si es necesario reproducir estas imágenes o si aportan en el ámbito informativo y en la conciencia sobre la violencia contra las mujeres.

Los medios de comunicación tienen una responsabilidad trascendental en esta lucha titánica, pero al igual que la justicia, este proceso de entendimiento parece demorar o quizás no exista el interés de asumirlo.

Organismos como la ONU ratifican que juegan un papel significativo los diferentes medios de comunicación en este tema, porque su labor puede generar una incidencia para perpetuar la violencia, cuestionarla o reducirla, para modificar o crear normas o para poner en evidencia comportamientos sociales que toleran la violencia contra las mujeres.

Por eso no es necesaria esa reproducción de los hechos de violencia, porque tras un crimen lo que sigue es detallar lo ocurrido con datos, establecer los antecedentes, indagar los procesos de investigación y mantener una vigilancia permanente a través de los contenidos informativos. Y en resumen, hacer un seguimiento.

Los hechos de violencia llegan a ocupar los principales titulares en los medios de comunicación, pero la agenda y la velocidad con que se generan las noticias tienden también a dejar de lado este proceso de seguimiento que se hace tan necesario para marcar un precedente.

Porque la investigación y el rastreo periodístico generan un movimiento en la ciudadanía que también se traduce en la presión hacia un sistema judicial tan precario y cuestionado y consolida incluso la aspirada sentencia para los victimarios.

“Gracias a todas las personas, gracias a las redes sociales y gracias porque ustedes a través de su televisor conocieron nuestro caso”, esa por ejemplo, fue la reacción de una de las hermanas que durante 15 años sufrieron violencia por parte de su padre y hace horas éste fue enviado a la cárcel con detención preventiva por seis meses.

Este caso generó un gran movimiento de instituciones y colectivos, y a la par marcó la atención y el  seguimiento de los medios de comunicación con varios materiales noticiosos, un seguimiento que ratifica la importancia de la labor periodística en la lucha contra la violencia a las mujeres.

Por esto es que la reproducción constante de imágenes de violencia no genera mayor aporte en una sociedad con altos índices de violaciones y feminicidios. A tal punto, que mientras se escribía este artículo, se confirmó el feminicidio 33 en este 2021.

 

Por Claudia Soruco, periodista.

La violencia contra la mujer, protegida por la Justicia

LOGO cdd

Karen Gil*

Hace 15 años, un juez negó a Carlos Aguirre la custodia de sus hijas en la apelación del anterior fallo que le daba la tutela a la madre. Evaluó que era una persona agresiva, pues su exesposa se había divorciado de él porque la golpeaba por años. Gracias a ese juez, las niñas de cinco y seis años crecieron en un lugar seguro; su progenitor no tenía carta blanca para violentarlas. Esa es la historia que quisiera contar, pero no puedo hacerlo porque ese juez hizo todo lo contrario.

La decisión de este operador de justicia llevó a que las hermanas sufrieran 15 años  violencia física y psicológica de parte de su padre. Este, quien debía protegerlas, no solo las golpeaba y humillaba, sino también encubrió la violación de su sobrino a su hija desde que ella tenía cinco años.

Esta historia no termina ahí. Hace unos días, las adolescentes y su madre volvieron a ser víctimas, pero esta vez  y nuevamente por los operadores de justicia.

Cuando las tres mujeres encontraron la fortaleza de denunciar el caso, el juez William Rodríguez no vio un delito grave. Por eso, además de dar protección en favor de las niñas, solo determinó detención domiciliaria para el acusado.

La familia pidió la revocatoria de la medida porque temía por su vida. Pero el juez Rodríguez suspendió la audiencia el uno de abril, por tercera vez, dejando 13 días, en los que el acusado pudiera huir y en que las jóvenes vivieran en indefensión.

Esta indefensión, además, allanada porque la fiscalía de materia no efectuó ninguna acción efectiva para garantizar las medidas de protección, dispuesta en la “Ley integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia” (Ley 348).

Tras protestas de activistas, se adelantó la audiencia y se realizó el anterior martes, cuando se resolvió la detención preventiva del agresor.

Este no es el único caso en que la justicia no actúa con celeridad, hay miles de estos y muchos terminan en muerte de las víctimas. Uno de ellos es el de Wilma Zurita, quien el domingo 4 de abril fue degollada en un lugar público de Santa Cruz por Marcelino Martínez, su expareja.

Esto sucedió tras siete días de que ella denunciara las agresiones de Martínez. Pero este apenas estuvo unas horas retenido, porque la fiscalía no vio el peligro inminente que corría la mujer y lo liberó.

La fiscalía también falló cuando no cumplió adecuadamente con las medidas de protección para Wilma. Y ¿por qué? Porque esta instancia, más allá del título, no tiene ni idea de cómo brindar estas garantías y porque son parte del patriarcado, que reproduce la impunidad.

Otro caso reciente fue el de Icla, quien denunció a los que fueron sus amigos, Alejandro Archondo y Alejandro Cambero, de haberla violado.

La joven ya había denunciado a la policía el 13 de marzo, pero el proceso recién fue abierto dos semanas después, cuando tuvo la valentía de contar públicamente en Facebook lo sucedido. Tras ello, la indignación y el pedido de justicia se hicieron virales en las redes sociales.

Tras la imputación, el juzgado determinó el 4 de abril la detención preventiva para Archondo y no así para Cambero. No pudo hacerlo, pues este está prófugo, porque tuvo varias semanas para huir.

Estos tres casos solo son la punta del iceberg de la violencia estructural que vivimos las mujeres. Como estos hay miles que se arrastran en la justicia. Y, sí, hay miles de mujeres en peligro latente, porque —como en los casos relatados— sus agresores son cercanos a ellas.

La falta de justicia real da vía libre a que los violentadores  asuman que puedan hacer lo que quieran con las mujeres de su alrededor, porque saben que la Justicia y el pacto patriarcal los protegerán.

Solo así se puede entender que a ocho años de la aplicación de Ley 348 haya habido más de 800 feminicidios. De estos no hay ni una sentencia ejecutoriada y ni siquiera el Ministerio de Justicia sabe cuál es la situación actual de los procesos, como dejó ver el titular de esta cartera en una entrevista en radio Deseo.

Urge que el Estado tome un papel activo contra la violencia a la mujer. Urge que las autoridades judiciales actúen con celeridad y que efectivicen las medidas de protección, entre otras acciones.

Si esto no sucede, las historias de niñas violentadas por años, mujeres violadas por amigos, y asesinadas por sus exparejas son las que seguiremos contando.

 

*Karen Gil es periodista.

 

Activación por el 8 de marzo

Activación por el día internacional de la mujer, 8 de marzo, en la estación central del teleférico con la campaña «círculo de mujeres».

Esta campaña de prevención y atención de violencia hacia las mujeres tiene como idea de formar un «círculo» entre mujeres para protegernos y apoyarnos. Poniéndose una cinta lila en la muñeca significa que otras mujeres pueden tomar tu mano si se siente en peligro y juntas buscar ayuda de manera inmediata.

La activación se llevó acabo con éxito: se distribuyeron 2000 manillas y volantes a usuarias del teleférico en la mañana del domingo 8 de marzo, explicándoles el objetivo de la campaña.

#DameTuMano

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Taller de formación de líderes juveniles

42504775_686008185157296_8124102129838194688_o

Durante el pasado lunes 24 de septiembre, estudiantes de las unidades educativas Santa Rosa de Lima, Vicente Donoso Torrez y American School, se reunieron con el objetivo de reforzar sus conocimientos en la prevención de noviazgos violentos. El Taller de formación de líderes juveniles, se realizó en el Centro Alkamari, en el marco del proyecto “Hacia el empoderamiento de adolescentes y mujeres, para la prevención de la violencia hacia las mujeres” con el apoyo de Mensen Met een Missie.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una mujer cada dos días huye de casa por violencia

40002

El mundo/Santa Cruz.

De acuerdo a los reportes que maneja la Casa de la Mujer en Santa Cruz, la violencia en el seno del hogar revela que en 20 días 9 mujeres huyen de sus hogares ante la agresión de su pareja.

La Dra. Tereza Torrico Cortez, abogada de la institución, manifestaba su preocupación que existe que de acuerdo a los registros que tienen, hay 9 casos de donde las mujeres, algunas de estas han escapado de su casa en compañía de sus hijos.

Indicó que entre las víctimas de esa violencia machista por parte del hombre, existen dos mujeres de nacionalidad paraguaya que si bien están casadas con bolivianos, pero estos últimos hasta le han quitado su documentación y no pueden retornar a su país.

Además, la ley establece que para que un niño salga fuera del país debe contar con la autorización de los padres, ante esa negativa del progenitor, como representante de la institución están recurriendo a la vía judicial.

Remarcó que el refugio con el que cuentan está repleto, algo que no habían visto el año pasado en la misma época, cuando apenas contaban con tres casos.

Informó que hay casos que desde el 31 de diciembre del 2015 que tienen en el refugio a mujeres que han sido víctimas de la violencia, donde temen regresar por miedo a las amenazas que han recibido por parte de su pareja.

“Evidentemente en lo que va del año 2016, tenemos varias mujeres que están huyendo de sus hogares en relación a otros años, por esa violencia ya no física sino psicológica, amenazas que las van a matar, que ya verán lo que les va pasar cuando vuelvan a la casa”, dijo.

Pero esa violencia que se registra en la pareja, además repercute en los hijos tomando en cuenta que entre las mujeres que huyeron de sus hogares, también lo hicieron con sus hijos que han terminado colapsando el refugio de acogida que existe en la Casa de la Mujer.

Torrico indicó que preocupa que se siga registrando violencia en la familia pese a que existe la Ley 348 que fija sanciones contra los agresores.

A pesar que se difunde a través de los medios de comunicación el contenido de la norma, se continúa registrando agresiones y lo peor es que pueden dar lugar a un feminicidio.

Aquí se hizo notar que ahora se ha incrementado la violencia psicológica porque saben que si existe violencia física el agresor puede ir a la cárcel.

Sin embargo, considera que ambos son delitos que deben ser sancionados drásticamente tomando en cuenta el trauma que no solamente pueden ocasionar a la mujer sino también a los hijos, que se convierten en testigo de las agresiones.

Pero también cuestiona el hecho que siga existiendo la retardación de la justicia que pueden dar lugar a que la víctima desista por cansancio o corra el riesgo de sufrir otros tipos de agresiones que de acuerdo a Ley 016 que están reconocidos como violencia.

Aclaró que el hecho que la mujer pueda abandonar el caso, no significa que todo queda solucionado, el problema va persistir, aseguró.

Cuando se habla de violencia familiar, se habla sanciones de 2 a 4 años de cárcel. Pero si hay certificado forense de impedimento de 15 días, la sanción puede ir hasta 8 años.

 

Subalcalde, denunciado por violencia por esposa

13

La Razón. 

Juan Javier Escalera Suaznabar, de 54 años,  subalcalde del Distrito 3 del municipio de Quillacollo, Cochabamba, fue conminado a dimitir ayer por el alcalde Eduardo Mérida, por golpear a su esposa de 26 años.

La víctima denunció la agresión a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia el lunes y el agresor fue aprehendido ese mismo día.  “Nosotros no vamos a tapar  este tipo de actos y hemos enviado una nota para que ponga a disposición su cargo. Este señor ya no es funcionario público”, manifestó el alcalde.

Explicó que la decisión fue asumida en cumplimiento a la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia, que dispone que un funcionario no debe tener este tipo de antecedentes.

El comandante departamental de la Policía, coronel Luis Aguilar, informó en conferencia de prensa que Karen Andreína C. S., de 26 años, denunció a su esposo el lunes a las 17.00 porque la insultó y agredió físicamente.

“Se procedió a la apertura del caso por violencia familiar”, dijo Aguilar. Contó que el día de la aprehensión, el acusado agravió y amenazó a los agentes de la fuerza pública. “No agredí a mi mujer y menos a los policías”, aseguró Escalera. Según él, solo hubo un intercambio de palabras con los uniformados porque no le dejaron ponerse sus pantalones.

“Alerta contra violencia a mujeres no es prioridad”

t_2016 01 27_56

El Diario/ La Paz. La abogada y adjunta de programas de la Defensoría del Pueblo, Griselda Sillerico, llamó la atención por el elevado número de casos de feminicidio, en las primeras semanas de este mes, y que, pese a ello, en la actualidad no es prioridad en la agenda política gubernamental la declaratoria de alerta nacional, como planteó este organismo público en 2014.

Anotó que sigue en vigencia la normativa que dispone que dinero proveniente del IDH sea destinado por los municipios para fortalecer la materia de Seguridad Ciudadana y especialmente la prevención contra la violencia a la mujer.

“Pero como no es prioridad aquello, no se cumple”, señaló al reiterar que se hace fundamental la necesidad de declarar la alerta nacional mencionada.

Sillerico remarcó que es preocupante la cifra que se tiene de feminicidios (ayer se registró el último caso en Chuquisaca y ya son 11) en lo que va del primer mes del año y peor, la crueldad con que han sido victimadas las mujeres.

Puso, como ejemplo, la muerte de la joven Sarita Choquehuanca, de 18 años, quien apareció muerta en la zona de Cotahuma, hasta donde se dirigió para lavar su ropa. “Su vida fue segada con tortura, maltrato cruel e inhumano”, afirmó. En la actualidad el caso –aseguró– será causa de seguimiento con la ayuda de la abogada Paola Barriga.

Sin embargo, la cuestión no solo radica al número de víctimas, sino la forma como se acaba con la vida de las mujeres, puesto que ni siquiera se respeta la edad.

DEFENSOR

Al respecto, el defensor del Pueblo, Dr. Rolando Villena, observó que en la actualidad el Estado no cuente con un Plan Nacional para frenar los casos de violencia contra la mujer y evitar el aumento de los casos de feminicidio, tomando en cuenta la decena de casos que se han registrado en lo que va del año.

“Eso está generando mayores niveles de inseguridad ciudadana. Como no tenemos un plan, una alerta para proteger la vida de las mujeres, todo quedó en buena intención”, declaró.

El pasado fin de semana, Villena expresó que los niveles de violencia con los que proceden los agresores, no se tratan únicamente de comportamientos individuales, sino que constituye el reflejo de los alcances a los que pueden llegar las “sociedades enfermas”.

“El año pasado tuvimos en total 117 feminicidios y, en apenas 23 días de 2016, ya suman 10 casos, varios de ellos cometidos con tantos niveles de crueldad y odio que nos hacen pensar no ya solo en individuos desequilibrados, sino en sociedades enfermas”, lamentó.

A propósito, señaló ayer que en Bolivia se está construyendo “un modelo de sociedad desprovista de valores sociales y con crecientes niveles de violenta, donde el respeto a la vida, la dignidad y la integridad de las personas se ha relativizado”.

INFORME DE 2015

En el informe sobre el Ejercicio de los Derechos Humanos de 2015 se dio a conocer que entre 2008 y 2012, cuando aún no se tipificaba el feminicidio como delito, se identificó un total de 335 mujeres asesinadas por el hecho de ser tales.

En el documento, además, se menciona que “el análisis de la información oficial muestra vacíos y falencias en la recolección y emisión de datos oficiales, debido a la falta de recolección y estructuración de datos, debido a la falta de aplicación del Sistema Integral de Prevención, Atención, Sanción y erradicación de la Violencia en Razón de Género y la adecuación del Registro Único de Violencia Intrafamiliar”.

García Linera dice que Sandoval debe ir a la cárcel por golpear a una mujer

37966

El Mundo/Santa Cruz.

El vicepresidente Álvaro García Linera lamentó hoy que el presidente de la Asamblea Departamental de La Paz, Marín Sandoval, haya golpeado a su pareja, Litzi Rasguido, y propuso que la autoridad debe pagar un doble delito por su actitud.

García se refirió hoy al caso de Sandoval, quien esta mañana reapareció para admitir que propinó una golpiza a su pareja y pedir disculpas.

“Hombre que pega a una mujer debe ir a la cárcel y nadie va a proteger a ese varón, sea dirigente, sea autoridad, sea gobernador, sea diputado, sea ministro, nadie le va a proteger. Cometió el delito, derechito a la cárcel, más bien debería haber doble delito para quien es autoridad y pega a la mujer”, reprochó el mandatario en un acto oficial de inauguración de oficinas del Servicio Plurinacional de Atención a Víctimas de Violencia.

García recomendó a las mujeres “no aguantar” y denunciar el hecho ante las autoridades competentes. “Pedir a mis hermanas que no se queden calladas, que no sean cómplices”, dijo.

El Vicepresidente sostuvo que un varón que pega a una mujer es un “cobarde” y un “delincuente”. Marín Sandoval fue denunciado el viernes por golpear a su pareja, oriunda del municipio de Ixiamas del departamento de La Paz.

En las redes sociales, se filtró una fotografía en la que la víctima muestra un rostro ensagrentado tras la golpiza. Este lunes, la agredida cambio de versión y dijo que el Presidente de la Asamblea Legislativa Departamental de La Paz no le hizo nada.

Con lágrimas en los ojos, la madre de la víctima pidió a su hija reflexionar y seguir un proceso contra Sandoval. La progenitora aseguró que no es la primera vez que su hija recibe una golpiza.

“Él le ha convencido de volver con ella y estar con ella y no es la primera vez que él la pega, es la segunda vez”, reclamó la madre de Rasguido.

 

 

 

http://elmundo.com.bo/elmundo/noticias/garcia-linera-dice-que-sandoval-debe-ir-a-la-carcel-por-golpear-a-una-mujer

Novia de Marín Sandóval niega agresión; su madre la desmiente

f620x0 90176_90194_13

Página Siete/ Wendy Pinto  / La Paz

El presidente de la Asamblea Legislativa Departamental de La Paz (ALDLP), Marín Sandoval, y  su novia Litzi Rasguido Paz, de 20 años de edad, negaron que haya habido golpiza la noche del jueves, pero la madre de ella los desmintió y pidió a su hija «decir la verdad” porque algún día «te va a matar”.

La víctima, que es funcionaria  de la Asamblea, fue rescatada el jueves por sus vecinos y con el rostro ensangrentado denunció el hecho ante la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), pero ayer se arrepintió. Su madre, Noemí Paz, dijo que Sandoval convenció a Litzi de decir lo contrario.

«Quiero pedir las disculpas de todo corazón a todas las mujeres de Bolivia,  todo (la agresión a su pareja) se está manejando políticamente, se le está poniendo un título muy grande a este problema”, manifestó el político del MAS.
Sandóval y Litzi estaban tomados la mano. Ella, con una espesa capa de maquillaje en su ojo derecho, aceptaba en silencio la disculpa de su pareja y esperaba su turno para dar su versión de los hechos.

Simultáneamente, Sandóval catalogaba la difusión de la agresión en los medios de comunicación como un hecho político, porque al interior del MAS, según él, hay intereses de por medio. «Detrás de esto hay personas con intereses. Desde un principio   hubo esa intención por parte de la vicepresidenta (Elizabeth Morales)”, aseguró.

En la noche, centraron sus acusaciones contra la secretaria de Sandóval y Litzi incluso sugirió  que le pusieron una pastilla a la bebida de su pareja.

La denuncia llegó al Ministerio Público y figura como violencia doméstica, seguido de lesiones graves y gravísimas, por lo que   en los próximos días llamará a Sandóval para declarar. Para ello, el político pidió una licencia de 15 días para «arreglar” su caso.

Página Siete consultó a la mujer sobre las dos cicatrices en el ojo derecho  y ella respondió: «No tengo moretes,  me está viendo, dígame, ¿dónde tengo moretes? Esto sólo fue un golpe, no fue más y   no tengo nada… puede ser que me haya pasado en la ceja y me he desangrado”, señaló.

A la salida de la ALDLP, la madre de la víctima -que llegó desde Ixiamas-  suplicó  a su hija seguir con la denuncia por intento de feminicidio. «¡No te dejes convencer con Marín! Litzi, no puedes hacer esto, por favor, di la verdad. Te lo pido, ese hombre te va a matar”, rogó y lloró la progenitora, quien afirmó que es la segunda vez que Sandóval maltrata a su hija.

Más  denuncias
Fondo Indígena  Sandóval también está implicado en calidad de representante legal en tres proyectos del ex Fondo Indígena, del que recibió más de 1,6 millones de bolivianos y sólo se ejecutó la mitad.

Agresión  Wilma Magne (SOL.bo) dijo que Sandóval también habría agredido de la misma forma  a su anterior esposa.