Skip to main content

La violencia contra la mujer, protegida por la Justicia

LOGO cdd

Karen Gil*

Hace 15 años, un juez negó a Carlos Aguirre la custodia de sus hijas en la apelación del anterior fallo que le daba la tutela a la madre. Evaluó que era una persona agresiva, pues su exesposa se había divorciado de él porque la golpeaba por años. Gracias a ese juez, las niñas de cinco y seis años crecieron en un lugar seguro; su progenitor no tenía carta blanca para violentarlas. Esa es la historia que quisiera contar, pero no puedo hacerlo porque ese juez hizo todo lo contrario.

La decisión de este operador de justicia llevó a que las hermanas sufrieran 15 años  violencia física y psicológica de parte de su padre. Este, quien debía protegerlas, no solo las golpeaba y humillaba, sino también encubrió la violación de su sobrino a su hija desde que ella tenía cinco años.

Esta historia no termina ahí. Hace unos días, las adolescentes y su madre volvieron a ser víctimas, pero esta vez  y nuevamente por los operadores de justicia.

Cuando las tres mujeres encontraron la fortaleza de denunciar el caso, el juez William Rodríguez no vio un delito grave. Por eso, además de dar protección en favor de las niñas, solo determinó detención domiciliaria para el acusado.

La familia pidió la revocatoria de la medida porque temía por su vida. Pero el juez Rodríguez suspendió la audiencia el uno de abril, por tercera vez, dejando 13 días, en los que el acusado pudiera huir y en que las jóvenes vivieran en indefensión.

Esta indefensión, además, allanada porque la fiscalía de materia no efectuó ninguna acción efectiva para garantizar las medidas de protección, dispuesta en la “Ley integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia” (Ley 348).

Tras protestas de activistas, se adelantó la audiencia y se realizó el anterior martes, cuando se resolvió la detención preventiva del agresor.

Este no es el único caso en que la justicia no actúa con celeridad, hay miles de estos y muchos terminan en muerte de las víctimas. Uno de ellos es el de Wilma Zurita, quien el domingo 4 de abril fue degollada en un lugar público de Santa Cruz por Marcelino Martínez, su expareja.

Esto sucedió tras siete días de que ella denunciara las agresiones de Martínez. Pero este apenas estuvo unas horas retenido, porque la fiscalía no vio el peligro inminente que corría la mujer y lo liberó.

La fiscalía también falló cuando no cumplió adecuadamente con las medidas de protección para Wilma. Y ¿por qué? Porque esta instancia, más allá del título, no tiene ni idea de cómo brindar estas garantías y porque son parte del patriarcado, que reproduce la impunidad.

Otro caso reciente fue el de Icla, quien denunció a los que fueron sus amigos, Alejandro Archondo y Alejandro Cambero, de haberla violado.

La joven ya había denunciado a la policía el 13 de marzo, pero el proceso recién fue abierto dos semanas después, cuando tuvo la valentía de contar públicamente en Facebook lo sucedido. Tras ello, la indignación y el pedido de justicia se hicieron virales en las redes sociales.

Tras la imputación, el juzgado determinó el 4 de abril la detención preventiva para Archondo y no así para Cambero. No pudo hacerlo, pues este está prófugo, porque tuvo varias semanas para huir.

Estos tres casos solo son la punta del iceberg de la violencia estructural que vivimos las mujeres. Como estos hay miles que se arrastran en la justicia. Y, sí, hay miles de mujeres en peligro latente, porque —como en los casos relatados— sus agresores son cercanos a ellas.

La falta de justicia real da vía libre a que los violentadores  asuman que puedan hacer lo que quieran con las mujeres de su alrededor, porque saben que la Justicia y el pacto patriarcal los protegerán.

Solo así se puede entender que a ocho años de la aplicación de Ley 348 haya habido más de 800 feminicidios. De estos no hay ni una sentencia ejecutoriada y ni siquiera el Ministerio de Justicia sabe cuál es la situación actual de los procesos, como dejó ver el titular de esta cartera en una entrevista en radio Deseo.

Urge que el Estado tome un papel activo contra la violencia a la mujer. Urge que las autoridades judiciales actúen con celeridad y que efectivicen las medidas de protección, entre otras acciones.

Si esto no sucede, las historias de niñas violentadas por años, mujeres violadas por amigos, y asesinadas por sus exparejas son las que seguiremos contando.

 

*Karen Gil es periodista.

 

Se lanzó el 2do Fondo de Investigación Periodística

1234-03

Este 1 de agosto, Católicas por el Derecho a Decidir presentó la segunda edición del Fondo Concursable de Investigación Periodística, que seleccionará la mejor propuesta de reportaje para su realización. La convocatoria recibirá las propuestas en la categoría: Violencia Sexual en Bolivia.

El año pasado, el reportaje denominado “Los hospitales católicos se niegan a practicar abortos legales y violan la ley”, fruto de la propuesta de investigación de la periodista Alejandra García, fue ganadora del Primer Fondo de Investigación Periodística, que ese año eligió la temática de Estado Laico. El trabajo fue difundido por Radio Deseo.

El concurso, incentiva en las y los periodistas del país, la producción y el interés por el tratamiento mediático de los derechos sexuales y derechos reproductivos y el derecho a decidir de las mujeres.

El premio para la propuesta ganadora será de una suma equivalente a Bs. 6760 y podrán participar periodistas, como estudiantes de comunicación social.

Las personas interesadas deben  descargar el formulario de inscripción,  en el que deben plasmar su información personal y su propuesta de investigación de la página web de la institución www.catolicasbolivia.org, y enviarlo al correo electrónico catolicabolivia@gmail.com del  1 de agosto hasta el 30 de agosto de 2019.

Para descargar la convocatoria ingresa acá

Taller de formación de líderes juveniles

42504775_686008185157296_8124102129838194688_o

Durante el pasado lunes 24 de septiembre, estudiantes de las unidades educativas Santa Rosa de Lima, Vicente Donoso Torrez y American School, se reunieron con el objetivo de reforzar sus conocimientos en la prevención de noviazgos violentos. El Taller de formación de líderes juveniles, se realizó en el Centro Alkamari, en el marco del proyecto “Hacia el empoderamiento de adolescentes y mujeres, para la prevención de la violencia hacia las mujeres” con el apoyo de Mensen Met een Missie.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fiscalía investiga al asambleísta acusado de golpear a su pareja

f620x0 89915_89933_50

Página Siete / La Paz.
El Ministerio Público abrió un proceso penal en contra del presidente de la Asamblea Legislativa Departamental (ALD), Marín Sandoval, luego de que fuera denunciado por intento de feminicidio contra su pareja, a quien golpeó y pateó brutalmente.
«En este caso la justicia ya está tomando cartas en el asunto, ya existe un fiscal asignado al caso y vamos a hacer todo el seguimiento para que llegue a su fin como corresponde más aún existiendo amenazas y agresiones”, informó ayer la asambleísta opositora, Claudia Bravo.
La denuncia llegó el viernes a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV). El asambleísta del MAS Gustavo Torrico fue quien hizo conocer a la Policía sobre el hecho.
El legislador de La Paz contó que la pareja de Sandoval, Lizeth, quedó con el rostro «desfigurado” y sufrió graves lesiones en el resto de su cuerpo luego de las fuertes patadas que recibió cuando estaba en el suelo.
En fotografías que circulan por las redes se ve a la víctima con el rostro totalmente ensangrentado e incluso tiene algunas  piezas dentales rotas.
El viernes se anunció que la Asamblea Legislativa se reunirá el martes de manera extraordinaria para tratar el alejamiento de Sandoval.
No obstante, ayer algunas asambleístas pidieron públicamente la renuncia de Sandoval antes de que ellos puedan tomar una decisión. «Estamos pidiendo que el presidente de la Asamblea Legislativa Departamental presente una renuncia inmediata; nosotros no podemos permitir (que haya) autoridades de esta naturaleza” dijo  Edwin Zárate.
La asambleísta Bravo contó que la víctima es asistida por profesionales. «Está en una situación muy vulnerable, es una típica víctima de violencia. Hemos tenido conocimiento por información de vecinos y amigos que presenta dolores de cabeza, mareos, ha sido objeto de violencia repetida”, manifestó.
Indicó además que vecinos de la casa de Sandoval contaron que anteriormente ya hubo una pelea entre él y la mujer.
Según Torrico, cuando la mujer buscó atención médica en el Hospital de Clínicas, Sandoval la hizo sacar con la ayuda de unos policías y la devolvió a su domicilio. Agregó que el acusado le «tiró” 4.000 bolivianos a su mujer para sus curaciones y después se fue de viaje.
Zárate lamentó que la actitud de Sandoval «manche la institución y denigre la imagen del resto de los asambleístas”, por lo que piden su renuncia inmediata a su cargo y que solicite una licencia indefinida para enfrentar «sus problemas”.
Después de que la mujer fue al nosocomio, los policías la regresaron a su hogar donde actualmente se encuentra.
No se conoce sobre el paradero del presidente de la Asamblea Legislativa Departamental ya que desde el viernes no aparece para explicar lo que sucedió con su pareja.
El vicepresidente Álvaro García dijo el viernes que desconocía el hecho, pero adelantó que Sandoval debe asumir su responsabilidad ante la ley. Aseguró que no se protegerá a ningún militante del partido oficialista o de otro partido político.
Marín Sandoval fue mencionado anteriormente entre los representantes legales de proyectos observados del exFondo Indígena, pero aún así siguió en su cargo como presidente de la Asamblea Legislativa de La Paz.

Las estadísticas

Reporte Según la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), de enero a noviembre de este año se registraron 25.807 casos de violencia contra la mujer.
Incidencia El departamento de La Paz es el que lidera las denuncias de violencia con 8.758 casos reportados por la Policía. Le sigue Santa Cruz con 7.006 y en tercer lugar está Cochabamba con 3.526.
Población Las mujeres entre los 25 y 29 años  son las víctimas en el 20% de los casos. La FELCN habilitó oficinas y estrenó equipos para atender a las víctimas de violencia en todas las regiones del país.

Warmi 7

warmi_7

Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia – 

¿Cuáles son los tipos de violencia reconocidos en la Ley?

¿Por qué se crea una Reglamentación a la Ley?

¿A quienes protege?

[themify_button style=»small gray» link=»http://catolicasbolivia.org/wp-content/uploads/2015/03/warmi-7.pdf» target=»_blank» ]Descargar documento[/themify_button]