Skip to main content

Campaña “Es Justo y Necesario”

La Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir, articulación de organizaciones hermanas con presencia en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, México y Perú, entre otras, lanzó la campaña regional en redes sociales denominada “Es Justo y Necesario”, referida a la liturgia católica.

Es justo que podamos decidir sobre nuestro cuerpo, es justo que no nos maten (por fobias o prejuicios sociales), es justo que tengamos leyes que nos protejan a todos, porque todos somos hijos de Dios.  Y necesario, porque tenemos que tomar partido frente a estas problemáticas.

La Red Latinoamericana, está integrada por personas católicas comprometidas con la búsqueda de la justicia social y el cambio de patrones culturales y religiosos presentes en nuestra sociedad que vulneran los derechos humanos de las mujeres.

 

 

Posicionamiento de Católicas por el Derecho a Decidir –Argentina− frente a los ataques del Papa al movimiento de mujeres.

CATÓLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR ARGENTINA
Como organización de mujeres católicas y feministas con 25 años de trabajo en la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres en Argentina, afirmamos hoy más que nunca nuestra disidencia con la jerarquía católica que busca oprimir nuestras conciencias e intenta direccionar nuestras vidas y coartar nuestra libertad.
Las desafortunadas declaraciones del Papa sobre la media sanción de la ley de despenalización y legalización del aborto en la Cámara de Diputados de la Nación nos plantea serios interrogantes sobre su verdadero compromiso con un mundo más justo. Comparar al movimiento de mujeres con el nazismo, constituye un discurso de odio inaceptable para la fe católica, al tiempo que la virulencia de sus declaraciones evidencian también que su oposición pública al neoliberalismo carece de todo progresismo si busca perpetuar la subordinación de las mujeres a lecturas sesgadas de la religión. Sorprende que el Papa banalice el debate actual apelando a la trágica experiencia del nazismo, teniendo en cuenta que incluso los principales dirigentes de la comunidad judía hace pocas semanas han considerado como inaceptable que se use el holocausto para oponerse al aborto.
El Papa repite una frase que algunos sectores fundamentalistas han utilizado para manifestar su oposición en este momento histórico. Dice el pontífice que el aborto “está de moda”. Muchos interrogantes surgen respecto a los usos que se hace de esta expresión. ¿Está desconociendo la historia de las prácticas reproductivas? ¿Desoye con sus dichos el impresionante número de investigaciones que sostienen que el aborto sólo desciende en aquellos países que lo legalizan? O bien, ¿está llamando al movimiento feminista y de mujeres como superficiales, como parte de una moda pasajera, negando los dolores y las injusticias a los que responde esta profunda expresión popular? Sigue desvalorizando el Pontífice a aquellas personas que hace décadas (dentro y fuera de la Iglesia) venimos poniendo nuestro cuerpo y nuestro tiempo para lograr una sociedad más justa.
Este indigno mensaje eclesiástico sobre las mujeres y el aborto, que busca interferir indebidamente en la laicidad del Estado, obturando el debate legislativo, se ensombrece aún más cuando fomenta el uso político de la objeción de conciencia -que ya se ha anticipado en varias provincias- y promueve la violencia contra la libertad reproductiva y obstétrica que vivirán las mujeres de parte de inescrupulosos efectores.
El debate público y legislativo sobre la despenalización y legalización del aborto nos ha situado en un momento histórico para la libertad de las mujeres y creemos que la mirada obtusa de las jerarquías eclesiásticas no puede arrasar con los valores democráticos que el pueblo ha construido con respeto, libertad y pluralismo. En una encuesta reciente, publicada por Aministía Internacional Argentina y el CEDES bajo el título “Situación de la opinión pública con respecto al aborto”, el 63% de las personas encuestadas coincidían en señalar que la iglesia debe mantenerse al margen de la discusión sobre el aborto. No es con ira que el Papa podrá conducir los destinos de la religión católica.
Por ello, renovamos nuestro posicionamiento disidente con cualquier mirada misógina que propicie la subordinación de las mujeres y fomente el odio entre el pueblo. Reivindicamos nuestro derecho a decidir en libertad de conciencia, como único norte acertado para nuestra soberanía y exigimos, más que nunca, la vigencia de la laicidad en todos los ámbitos del Estado.

Víctima mexicana abusado por un cura no pierde la esperanza de reunirse con el Papa Francisco

univisión.com.

“Si hablo con el Papa no le pediría más palabras sino acciones concretas y contundentes para que dejen de ocurrir abusos dentro de la Iglesia”, dijo a Univision Noticias Jesús Romero Colín, una de las víctimas mexicanas que reclama justicia desde el año 2007.

Las probabilidades de que se reúna con el pontífice, sin embargo, son casi nulas. “Junto con otras víctimas y padres de jóvenes abusados cuando niños, hemos buscado una audiencia con Francisco pero a la fecha (la noche del jueves, vísperas del peregrinaje del Obispo de Roma por tierras mexicanas) no nos han dado respuesta. La pedimos a la Nunciatura Apostólica”.

El sábado de la semana pasada la Santa Sede descartó que un encuentro pueda darse entre el papa y víctimas de abusos sexuales de parte de clérigos durante su gira apostólica a México.

“No creo que se pueda esperar”, dijo escuetamente el padre Federico Lombardi, vocero del Vaticano ante preguntas de los periodistas sobre si existe una posibilidad, como ocurrió en Estados Unidos en septiembre del año pasado.

“No creo que se pueda esperar”, dijo escuetamente el padre Federico Lombardi, vocero del Vaticano ante preguntas de los periodistas sobre si existe una posibilidad, como ocurrió en Estados Unidos en septiembre del año pasado.

En aquella oportunidad el Vaticano había dicho que no estaba pautado ningún encuentro de este tipo, pero en Filadelfia el propio papa confirmó la reunión durante un encuentro con familias hispanas.
“A nosotros el vocero de la Nunciatura nos dijo que no tenían contemplado ningún encuentro con las víctimas”, dijo Romero. “Me parece que es una situación grave, porque el Papa ha dicho que no viene a México a tapar sino a destapar. Estas situaciones (los abusos) han ocurrido en México desde hace bastante tiempo y siguen ocurriendo”.

Conozca la nota completa en: www.univision.com/noticias/papa-francisco-en-mexico/victima-mexicana-abusado-por-un-cura-no-pierde-la-esperanza-de-reunirse-con-el-papa-francisco

La Iglesia Católica y los derechos sexuales

Página Siete. viernes, 25 de diciembre de 2015.

Al enterarse de que en la Asamblea Legislativa existe un proyecto de ley sobre el derecho al cambio de sexo, ya salió un representante de la Santa Madre Iglesia pidiendo que se retire ese proyecto y que el Estado respete a los seres humanos con las características sexuales que Dios ha querido que tengan…
Por supuesto todo el mundo tiene el derecho de opinar sobre cualquier tema. Pero los y las demás también tenemos derecho de opinar sobre esas opiniones. Y en mi opinión, la Iglesia Católica institucional es la menos indicada para emitir criterios sobre temas sexuales.
Primero porque esa idea de que Dios es responsable de cómo somos y cómo nos va a cada uno, y a cada una, de nuestras condiciones familiares y sociales, de nuestras personalidades, de nuestros destinos y de nuestras formas y momentos de morir, resulta tristemente trasnochada.
Les vendría bien a estos monseñores leer al teólogo Dietrich Bonhoeffer cuando afirma que en tiempos modernos los cristianos deben vivir como si Dios no existiera, pero delante de Dios (y de los no cristianos no dice nada) y, por cierto, lo dijo ya hace bastante tiempo. ¿Qué Dios sería ese que cada día se pone a planificar -por poner sólo un ejemplo- cuántos niños tienen que morir y de qué dramáticas maneras? Por favor, monseñor, cada ser humano está sometido a determinadas condiciones históricas, físicas y biológicas, y dentro de ellas tiene todo el derecho de tomar las decisiones que crea convenientes (mientras no atente contra los derechos de los y las demás).
En segundo lugar porque en temas sexuales la Iglesia Católica hace 18 siglos que perdió toda autoridad (concretamente desde que asumió estructuras estatales de corte absolutamente patriarcal, reduciendo a las mujeres al rol de auxiliares de los  sacrosantos varones). Es esa Iglesia la que se especializó en manipular las opciones sexuales, convirtiendo, por ejemplo, la excepcional opción por el celibato en una condición legal para el ejercicio del sacerdocio; de ahí la irónica definición de que un cura es un señor a quien todos llaman padre, menos sus hijos que lo llaman tío…
Pero a esto tenemos que añadir la larga y criminal caza de brujas que sólo expresaba el terror a las mujeres sabias (más sabias que los varones, por supuesto) y el sometimiento absoluto -muchas veces denigrante- de las mujeres a sus maridos, y, por supuesto, la ausencia de mujeres en cualquier conferencia episcopal (que, sin embargo, se arroga el derecho de pretender regular también la vida de ellas, ¿acaso las conocen siquiera?).
¿Y qué decir de la práctica extendida, constante y casi obsesiva de la pedofilia? La Iglesia institucional es nomás responsable de ese crimen institucionalizado. A los monseñores que se animan a hablar de derechos sexuales les recomendaría que leyeran el libro titulado Marcial Masiel, historia de un criminal, que nos relata la historia de la congregación llamada Legionarios de Cristo, basada en la pederastia sistemática, pero siempre consentida a cambio de los millones de dólares que sus superiores sabían hacer llegar al Vaticano. Y la práctica clandestina e hipócrita de la homosexualidad (en vez de ejercerla con un auténtico derecho humano). Etcétera.
Por favor, en tales condiciones no nos vengan a hablar de temas sexuales, y menos aún de derechos sexuales. Más bien entérense de su propia historia. ¿Sabían ustedes, monseñores, que en la Universidad de Yale (Estados Unidos) han investigado ya cerca de 200 casos de matrimonios homosexuales reconocidos por la    Iglesia Católica en sus primeros siglos de existencia, y algunos de ellos incluso canonizados (vale decir declarados como modelos de vida)?
¿A qué viene ahora tanta homofobia oficial, y tanto pánico al ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, aunque personalmente nos resulten difíciles de entender? Más bien deberían alegrarse de que el Estado, normalmente insensible, se plantee la posibilidad de reconocer esos derechos (que por lo demás a nadie perjudican).

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.

El Papa enviará 1.071 misioneros a absolver pecados durante el Jubileo

La Patria/Oruro. Serán finalmente 1.071 los llamados «misioneros de la misericordia» que el Papa Francisco, enviará a todos los rincones del mundo para absolver los pecados, incluso los considerados más graves, como el aborto, durante el Año Santo que concluirá el 20 de diciembre.

El presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización y encargado de la organización del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, Rino Fisichella, anunció hoy (ayer), el número final de estos «misioneros», una de las novedades de este Año Santo que convocó Francisco.

Fisichella explicó en una rueda de prensa que, se había previsto movilizar a unos 800 misioneros, pero que al final serán 1.071 «debido a las numerosas peticiones de los obispos y de las candidaturas que han llegado al Vaticano».

En la bula en la que Francisco convocó el Jubileo, se explicaba que estos misioneros serán enviados personalmente por el Papa el próximo Miércoles de Ceniza, el 10 de febrero, con una celebración en la basílica de San Pedro, y que deberán ser, físicamente, «símbolos de la Misericordia que la Iglesia está llamada a experimentar durante este año».

Los misioneros, recordó Fisichella, proceden de todos los continentes, y especificó que llegan de «países lejanos y de fuerte significado» como Birmania, Líbano, China, Corea del Sur, Tanzania, Emiratos Árabes, Israel, Burundi, Vietnam, Zimbabue, Letonia, Timor Este, Indonesia, Tailandia y Egipto, entre otros.

El Papa Bergoglio recibirá a cerca 700 de ellos el 9 de febrero y les indicará en un discurso cuál debe ser su misión. El día siguiente en la ceremonia se les concederá la facultad de absolver los pecados, incluidos aquellos reservados a la sede apostólica, es decir que sólo puede perdonar el Papa o los organismos designados por la Santa Sede

Estos son los que implican la excomunión «latae sententiae» (automática) y son «apostasía, herejía, cisma, profanación de la Eucaristía; atentado o violencia física contra el Papa o la ordenación de obispos».

Los misioneros también podrán absolver el pecado del aborto, algo que hasta ahora sólo podían hacer el Papa y los obispos.