Skip to main content

Campaña “Es Justo y Necesario”

La Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir, articulación de organizaciones hermanas con presencia en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, México y Perú, entre otras, lanzó la campaña regional en redes sociales denominada “Es Justo y Necesario”, referida a la liturgia católica.

Es justo que podamos decidir sobre nuestro cuerpo, es justo que no nos maten (por fobias o prejuicios sociales), es justo que tengamos leyes que nos protejan a todos, porque todos somos hijos de Dios.  Y necesario, porque tenemos que tomar partido frente a estas problemáticas.

La Red Latinoamericana, está integrada por personas católicas comprometidas con la búsqueda de la justicia social y el cambio de patrones culturales y religiosos presentes en nuestra sociedad que vulneran los derechos humanos de las mujeres.

 

 

Taller de formación de líderes juveniles

42504775_686008185157296_8124102129838194688_o

Durante el pasado lunes 24 de septiembre, estudiantes de las unidades educativas Santa Rosa de Lima, Vicente Donoso Torrez y American School, se reunieron con el objetivo de reforzar sus conocimientos en la prevención de noviazgos violentos. El Taller de formación de líderes juveniles, se realizó en el Centro Alkamari, en el marco del proyecto “Hacia el empoderamiento de adolescentes y mujeres, para la prevención de la violencia hacia las mujeres” con el apoyo de Mensen Met een Missie.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El X Concurso de Reportajes Periodísticos ya tiene ganadores

Afiche-X-Concurso-OKOK

Las periodistas del diario Opinión, Melissa Revollo y María Luisa Mercado obtuvieron los primeros lugares en el Concurso de Reportajes Periodísticos “Los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos los más humanos de los Derechos”, en su décima versión.

“El embarazo adolescente, un tabú que sonroja a indígenas”, de la periodista Melissa Revollo consiguió el primer lugar, mientras que el segundo lugar fue para María Luisa Mercado con el reportaje “Violencia Obstétrica”.

El concurso, que ya cumplió 10 años, tiene el objetivo de promover la producción de reportajes periodísticos educativos que difundan el respeto y defensa de los derechos sexuales, derechos reproductivos y el derecho a decidir de las mujeres.

 

Categoría: Aborto y derecho a decidir de las mujeres

1er puesto

Melissa Revollo- El embarazo adolescente, un tabú que sonroja a indígenas (Opinión, Cochabamba)

2do puesto

María Luisa Mercado con el reportaje- Violencia Obstétrica (Opinión, Cochabamba)

3er puesto

Leny Chuquimia- Hospitales piden a las mujeres un “permiso del marido” para ligarles las trompas (Página Siete,  La Paz)

Categoría Periodista Sin Riesgo

Ganadores

Edgar Soliz y Roberto Condori (Radio Líder,  La Paz).

Menciones especiales para Alejandra García, (Radio Deseo, La Paz) y Maricruz Zalles (Los Tiempos, Cochabamba).

La premiación del concurso se realizará en el mes de octubre en la ciudad de La Paz.

Católicas por el Derecho a Decidir recibe reconocimiento del Senado

42098395_1864338793660943_5055621916975431680_n

El pasado miércoles 19 de septiembre, el Senado realizó un reconocimiento a Católicas por el Derecho a Decidir, por sus 22 años de trabajo en la promoción y contribución del ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. El evento se desarrolló en la Asamblea Legislativa.

El reconocimiento tiene el objetivo de “Rendir un justo y merecido reconocimiento a Católicas por el Derecho a Decidir/Bolivia, por sus veintidós años de vida institucional, promoviendo cambios en las dinámicas sociales, las políticas públicas, y los patrones culturales, en los ámbitos local, nacional e internacional, contribuyendo al ejercicio efectivo de los derechos sexuales, los derechos reproductivos y el derecho a decidir de las mujeres, en el marco de los derechos humanos y las libertades laicas, desde una perspectiva ética y teológica”.

La directora ejecutiva de Católicas por el Derecho a Decidir, Tania Nava, recibió la resolución. El documento está firmado por la presidenta en ejercicio del Senado Lineth Guzmán y la segunda secretaria Patricia Gómez.

En el reconocimiento se destaca la participación de Católicas por el Derecho a Decidir en procesos de incidencia política, en procura de generar condiciones estructurales que permitieron el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. También se resaltó el prestigio internacional de la organización, que pone al país como pionero en la protección de los derechos de las mujeres.

Ponte en sus zapatos

41865986_682508305507284_4612992517414060032_n

Con el objetivo de difundir en adolescentes y jóvenes los DSDR y DD, la prevención de embarazos en adolescentes e informando sobre la Sentencia Constitucional 206/2014, Católicas por el Derecho a Decidir, con el apoyo de UNFPA, lanzó la campaña Ponte en sus zapatos el pasado 16 de septiembre, tanto en redes sociales, como participando activamente en la Feria Dominical de las Culturas de El Prado.

Presentación de la investigación «Estado de situación de la Objeción de Conciencia en Bolivia»

portada

PorEl pasado 14 de septiembre, el Observatorio de Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos de Católicas por el Derecho a Decidir presentó la investigación “Estado de situación de la Objeción de Conciencia en Bolivia” en el ámbito de la práctica médica y de los servicios de salud  en general, relacionada con la interrupción legal del embarazo.

Se trata de una primera aproximación a un tema de un abordaje complejo en el que se expresa, como en ningún otro caso de objeción de conciencia, la colisión de derechos y del mismo derecho a la vida.

El evento fue realizado en el Auditorium y contó con la presencia de Tania Nava, directora ejecutiva de Católicas por el Derecho a Decidir; Pamela Delgadillo, investigadora y autora del libro; Paulo Bustillos, y Gioconda Diéguez de Alianza por la Solidaridad.

La investigación pretende realizar un estado de situación de la objeción de conciencia en relación a la interrupción legal del embarazo en Bolivia. Y fue realizada de manera  exploratoria, constituyéndose en una primera aproximación al tema, para lo cual se utilizaron diferentes métodos como la revisión bibliográfica, el análisis legal y entrevistas en profundidad.

Finalizó el X concurso de reportajes periodísticos

Afiche-X-Concurso-OKOK

El concurso denominado, “Los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivas los más humanos de los derechos”, que Católicas por el Derecho a Decidir promueve finalizó el pasado 30 de agosto. El objetivo, incentivar en las y los periodistas del país, la producción y el interés por el tratamiento mediático de los derechos sexuales y derechos reproductivos.

Pudieron participar una veintena de periodistas bolivianos/as y extranjeros/as que ejercen labores periodísticas en medios escritos, audiovisuales y radiales en Bolivia, como también estudiantes, de quinto año, de las carreras de Comunicación Social y Periodismo de universidades públicas y privadas.
Este año, las propuestas temáticas se desarrollaron en dos categorías: Aborto y Derecho a Decidir de las Mujeres y, Estado laico. Próximamente se comunicarán los nombres de las/los ganadores, la premiación se realizará el próximo 28 de septiembre en conmemoración al “Día por la Despenalización del Aborto”

El concurso se desarrolló con el apoyo de Alianza por la Solidaridad y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo – AECID, en coordinación con la Fundación para el Periodismo, la Federación de la Prensa del Beni y la carrera de Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Andrés.

Demoliendo mitos

Fundadora de Católicas por el Derecho a Decidir, Marta Alanis, una de las voces centrales de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, desarma la idea de que el ser religiosa está en contra de la libertad de elegir sobre el propio cuerpo y aporta datos concretos que desbaratan a los antiderechos. Además, Alanis sostiene que el Senado deberá revisar sus posturas conservadoras y dar un paso histórico en la aprobación de la ley, aunque el Papa trine y los obispos presionen.

me15fo01_0

No puede evitar que la sonrisa, su marca entrañable, se le agrande hasta achinarle los ojos porque la marea verde, esa avanzada imparable de una multitud histórica se replicará el 8A, flamante señalización del 8 de agosto próximo, cuando la Cámara de Senadores defina la legalidad de  la interrupción voluntaria del embarazo para adolescentes, mujeres y personas gestantes. Marta Alanis, fundadora de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) y referenta histórica de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, celebra a lxs médicxs en Córdoba, las artistas en Salta, socorristas en Neuquén, maestrxs en Jujuy, activistas en La Pampa, comunicadoras en Rosario y centros de estudiantes en Buenos Aires que tejen redes y agitan conciencias a favor de este derecho humano básico y negado hasta el cinismo. La lista es interminable, los 80 pañuelazos federales del 26 de junio en las 24 provincias dan la comprobación de un porvenir que no puede ser otro que el de un horizonte verde-violeta. “Creo que si no sale la ley, el Senado va a pagar un costo político muy alto frente a esa voluntad popular que ya se pronunció. La cuestión del aborto contiene una expectativa de ampliación de derechos pero también una situación social tremenda que la padecen principalmente los y las jóvenes. Porque no tienen recursos económicos ni autonomía económica propios, y este debate viene a salvar algunos de estos aspectos en la ampliación de derechos.”

 

Ese 26 de junio en el Salón Arturo Illia del Senado, la Campaña Nacional dio una conferencia de prensa en la voz de Alanis para exigir que el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) reciba un tratamiento sin dilaciones y se mantenga la letra de la media sanción aprobada en la Cámara de Diputados. “Tenemos la esperanza de que ese millón de personas que se manifestó masivamente el 13 y 14 de junio siga resonando también en esta Cámara”, dijo entonces y repite ahora. Sabe que a la avanzada una derecha católica conservadora fogoneada por la jerarquía eclesiástica se le contrapone pedagogía contrahegemónica. Arenga a demoler falsas verdades, advierte que el texto de la media sanción no se toca, alerta que el proyecto de libertad religiosa que impulsa el Gobierno habilitaría a todos los credos ejercer la objeción de conciencia y sostiene que la comparación del papa Francisco sobre el aborto y prácticas del nazismo es un discurso de odio inaceptable que dejó en evidencia “su adhesión a  todas las posturas que sostienen hoy los antiderechos en la calle”.

“Vamos a demoler mitos”, bromea, cómplice y estratégica. “Comencemos: los sectores antiderechos sostienen que las mujeres pobres no abortan tanto y prefieren tener hijos” responde esta cronista.  

–Están fortaleciendo el falso argumento de que la Campaña y el movimiento de mujeres focalizamos el aborto en las personas de menores recursos e invocamos a las mujeres pobres. Decimos que la libertad para que las mujeres decidan afecta a todas para bien y la restricción afecta para mal, porque recurrir a la clandestinidad es horrible aun cuando tengas para pagar. Obviamente, las mujeres de los sectores pobres corren mayores riesgos y son las que mueren. Y en ese sentido son las personas que más sufren la penalización y la falta de garantías del Estado.

Sectores antiderechos y senadores que se oponen a la legalización insisten en la recarga que supone la IVE en el gasto de salud pública.

–No hay argumento válido para sostener que el aborto se pagaría con los impuestos de los y las ciudadanas cuando está comprobado que el aborto clandestino genera más costos que el aborto legal, porque las consecuencias del aborto inseguro las atiende la salud pública. Un promedio nacional estima que al año, unas 50 mil mujeres ingresan a los quirófanos o a las terapias intensivas de los hospitales con serias consecuencias producto de abortos inseguros. Corren riesgo sus vidas y generan altos costos en salud. El aborto legal realizado por voluntad de la mujer en una temprana edad gestacional es una práctica ambulatoria y segura que se hace con medicamentos y no requiere práctica quirúrgica más compleja.

La vicepresidenta Gabriela Michetti y un grupo reducido de senadores proponen la despenalización y anular la legalización aprobada en Diputados.

–Es una postura que sacaron de la galera en 24 horas. ¿Quiere decir que va a permitirse armar clínicas que hagan abortos, pero nadie estaría obligado a ofrecer el servicio ni estaría regulada la práctica y el Estado se lavaría las manos? Es una despenalización posmoderna y quienes sufren las consecuencias del aborto hoy, seguirán sufriéndolas después. Despenalización sin legalización es una falta de respuesta real a las mujeres. El contenido de la media sanción no pone en riesgo la voluntad de las personas que no están de acuerdo, mientas que la postura del otro sector afecta al resto que quiere decidir en libertad. Además, un alto porcentaje de las mujeres que abortan ya son madres. No se está poniendo en riesgo la supervivencia de la especie humana.

Pero la “defensa de las dos vidas” sigue siendo el caballito de batalla.

–Voy a decir algo que nunca manifesté antes: existen estudios verificables acerca de que el uso de glifosato en las zonas sojeras ha aumentado los índices de abortos espontáneos de las mujeres que quieren tener hijxs. De eso no se ocupan las y los que defienden las dos vidas, porque lo único que les importa es clausurar la decisión de la mujer. No toda semilla llega a ser un árbol. Las mujeres decidimos si estamos en condiciones de llevar adelante un embarazo, y a eso se oponen. No lo toleran, están en contra de la autonomía de sus cuerpos y de la autonomía de sus proyectos de vida. Consciente o inconscientemente eso es misoginia.

Muchas mujeres sostienen esta posición misógina y patriarcal.

–Pero aun así la posibilidad de poder elegir la interrupción de un embarazo en alguna circunstancia también les da un margen de libertad a estas mujeres. Deberían pensar que las beneficia porque si no han estado en una situación límite, pueden estarlo mañana. O pueden sus hijas recurrir al Estado para pedir una práctica de interrupción voluntaria del embarazo (IVE). No es algo que no ocurra en el sector que se opone a la legalización y recurre al aborto al igual que el resto de las mujeres.

Una de las propuestas de Michetti es continuar el embarazo para dar en adopción.

–Es una cuestión perversa. Como mujer puedo decidir si sigo o no con mi embarazo, o si doy en adopción. En cualquier caso debo estar asistida por el Estado y por una ley que me proteja. Así como tenemos el aborto legal por causales, el proyecto aprobado establece que las mujeres y personas gestantes tienen derecho a interrumpir sus embarazos hasta la semana 14 inclusive, sin mediar una causal. La maternidad forzada no es un bien, es una violación a los derechos humanos de las mujeres.

Quedó expuesto en pleno debate con los casos recientes de dos niñas de 10 años de Salta y Mendoza, embarazadas tras ser violadas por sus padrastros.

–Lo que están haciendo con las niñas es de una crueldad extrema. Escuché las exposiciones de esas personas antiderechos en la Cámara de Diputados. Se enorgullecen de salvar un embrión y promover la maternidad forzada: convencen a las mujeres, a las niñas y a sus madres, las dominan y las obligan a gestar para dar a sus hijos en adopción o para ayudarlas a criar a un hijo producto de una violación, con el que no se van a reconciliar nunca. No se piensa en el trauma de una niña de 10 años. Perseguir a niñas y mujeres para que sigan adelante con un embarazo es una conducta delictiva y violatoria de sus derechos. Las que queremos la legalización no vamos a salir a las calles a perseguir a adolescentes y mujeres embarazadas para que aborten, pero exigimos que tengan derecho a una consejería y a información de calidad.

La inclusión de la objeción de conciencia institucional es un eje central de presión en esta etapa del debate.   

–Y una trampa enorme. Significa permitirle a una institución que brinda servicios de salud violar la ley. No conozco instituciones con conciencia, para que sean objetoras. Hablamos de una ley nacional por la cual todas las instituciones, incluidas las clínicas privadas, tienen la obligación de garantizar la práctica. Pretenden que clínicas privadas y confesionales queden eximidas de brindar el servicio de IVE. Cada universidad católica tiene una clínica médica de referencia que responde a la Iglesia Católica o a un sector afín. Es la misma trampa que despenalización sí y legalización no. Si vamos con objeción institucional y despenalización, seguimos sin que el Estado se haga cargo de las mujeres de sectores vulnerables o de sectores medios despedidas de sus trabajos que no tienen dinero para pagar una IVE. Hay que tener cuidado con estas «creatividades» que surgen a último momento. La media sanción no se toca.

El Senado deberá evaluar el costo político de votar en contra de la voluntad social.

–De una voluntad popular extendida a toda la sociedad con jóvenxs, mujeres y niñas rebeldes que se hacen oír. Estarían imponiéndole una maternidad obligatoria a una multitud de mujeres movilizadas, fortalecidas desde los Encuentros Nacionales, NiUnaMenos, el Paro Internacional de Mujeres del 8M. Los 80 pañuelazos federales del 26 de junio en todo el país son un aviso. Antes de intentar maniobras dilatorias deberían medir la relación de fuerzas y rever sus posturas conservadoras. Si no avanzan en algo que la sociedad está pidiendo a gritos, sería un fracaso de la política.

Frente a los ataques del Papa vinculando aborto con prácticas del nazismo, CDD expresó su disidencia con la jerarquía católica y remarcó que comparar el movimiento de mujeres con el nazismo constituye un discurso de odio inaceptable.

–Ni la doctrina católica ni el derecho canónico hablan de que el aborto esté equiparado a un homicidio. Franciso hizo una lamentable comparación con el nazismo. La Iglesia tiene en sus enseñanzas y en sus orígenes teologías sacrificiales donde no hay lugar para la sexualidad y el placer sexual, siempre asociados al pecado. CDD  marca esa disidencia,  seguimos adhiriendo al núcleo central del cristianismo pero no compartimos la postura de la jerarquía católica en temas de moral sexual, reproducción y sexualidades: la Iglesia se  mostró homofóbica, sexofóbica y misógina todas las veces que pudo. El Papa reaccionó con ira porque tal vez no pudo hacer una lectura de lo que estaba pasando y no esperaba la media sanción en Diputados. Con esas declaraciones volvió a ser Bergoglio y quedó en evidencia que adhiere a todas las posturas que sostienen  los antiderechos en la calle. Compararnos con el nazismo es una falta de respeto total a un movimiento que ha trabajado por años por los derechos humanos de las mujeres y le hace perder credibilidad como líder religioso. Las iglesias y las religiones tendrán que revisar su conservadurismo. No crearon el patriarcado pero viven legitimándolo todos los días. Se resisten a cambios culturales importantes a favor de la despatriarcalización y colaboran en la reacción contra esos cambios. Es en estos escenarios donde el Vaticano pierde espacio para dar lugar al feminismo que siempre combatió.

¿Es posible lograr un Estado realmente laico?

–Se impone defenderlo porque está siendo amenazado por un proyecto de ley de libertad religiosa que es un engaño. Lo están trabajando silenciosamente en reuniones periódicas de comisiones en la Cámara de Diputados. Lejos de promover la libertad religiosa, favorece la objeción de conciencia institucional para que cada religión actúe a su antojo, como si fuera un país independiente. Cualquiera podría ser objetor de conciencia frente a una ley que no le convenga o a la que no adhiera. Por ejemplo, las instituciones católicas pueden hacer objeción de conciencia en salud reproductiva, anticoncepción, en la celebración de matrimonios igualitarios en los registros civiles, y sobre otros derechos adquiridos que no compartan. Las religiones volverían a tener un poder hegemónico sobre la población.

¿Qué sectores apoyan este proyecto?

–Los mismos que hoy se expresan en defensa de las dos vidas. Son los sectores conservadores que no pudieron detener los grandes cambios legales y culturales, y tratan de incumplir la ley amparándose en sus creencias religiosas. Debemos estar atentxs porque si logramos que el Senado sancione el aborto legal, va a ser contradictorio compartir un escenario con la ley de libertad religiosa. Las colectivas de mujeres y lgbttiq no van a tolerar esta avanzada del retroceso.

 

Fuente: Página 12

Posicionamiento de Católicas por el Derecho a Decidir –Argentina− frente a los ataques del Papa al movimiento de mujeres.

ccdd r
CATÓLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR ARGENTINA
Como organización de mujeres católicas y feministas con 25 años de trabajo en la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres en Argentina, afirmamos hoy más que nunca nuestra disidencia con la jerarquía católica que busca oprimir nuestras conciencias e intenta direccionar nuestras vidas y coartar nuestra libertad.
Las desafortunadas declaraciones del Papa sobre la media sanción de la ley de despenalización y legalización del aborto en la Cámara de Diputados de la Nación nos plantea serios interrogantes sobre su verdadero compromiso con un mundo más justo. Comparar al movimiento de mujeres con el nazismo, constituye un discurso de odio inaceptable para la fe católica, al tiempo que la virulencia de sus declaraciones evidencian también que su oposición pública al neoliberalismo carece de todo progresismo si busca perpetuar la subordinación de las mujeres a lecturas sesgadas de la religión. Sorprende que el Papa banalice el debate actual apelando a la trágica experiencia del nazismo, teniendo en cuenta que incluso los principales dirigentes de la comunidad judía hace pocas semanas han considerado como inaceptable que se use el holocausto para oponerse al aborto.
El Papa repite una frase que algunos sectores fundamentalistas han utilizado para manifestar su oposición en este momento histórico. Dice el pontífice que el aborto “está de moda”. Muchos interrogantes surgen respecto a los usos que se hace de esta expresión. ¿Está desconociendo la historia de las prácticas reproductivas? ¿Desoye con sus dichos el impresionante número de investigaciones que sostienen que el aborto sólo desciende en aquellos países que lo legalizan? O bien, ¿está llamando al movimiento feminista y de mujeres como superficiales, como parte de una moda pasajera, negando los dolores y las injusticias a los que responde esta profunda expresión popular? Sigue desvalorizando el Pontífice a aquellas personas que hace décadas (dentro y fuera de la Iglesia) venimos poniendo nuestro cuerpo y nuestro tiempo para lograr una sociedad más justa.
Este indigno mensaje eclesiástico sobre las mujeres y el aborto, que busca interferir indebidamente en la laicidad del Estado, obturando el debate legislativo, se ensombrece aún más cuando fomenta el uso político de la objeción de conciencia -que ya se ha anticipado en varias provincias- y promueve la violencia contra la libertad reproductiva y obstétrica que vivirán las mujeres de parte de inescrupulosos efectores.
El debate público y legislativo sobre la despenalización y legalización del aborto nos ha situado en un momento histórico para la libertad de las mujeres y creemos que la mirada obtusa de las jerarquías eclesiásticas no puede arrasar con los valores democráticos que el pueblo ha construido con respeto, libertad y pluralismo. En una encuesta reciente, publicada por Aministía Internacional Argentina y el CEDES bajo el título “Situación de la opinión pública con respecto al aborto”, el 63% de las personas encuestadas coincidían en señalar que la iglesia debe mantenerse al margen de la discusión sobre el aborto. No es con ira que el Papa podrá conducir los destinos de la religión católica.
Por ello, renovamos nuestro posicionamiento disidente con cualquier mirada misógina que propicie la subordinación de las mujeres y fomente el odio entre el pueblo. Reivindicamos nuestro derecho a decidir en libertad de conciencia, como único norte acertado para nuestra soberanía y exigimos, más que nunca, la vigencia de la laicidad en todos los ámbitos del Estado.