Skip to main content

#LAICINÓMETRO – HOJA INFORMATIVA 1

4-04

¿QUÉ ES EL #LAICINÓMETRO?

Desde Católicas por el Derecho a Decidir / Bolivia presentamos información sobre el cumplimiento y respeto al principio fundante constitucional de LAICIDAD y del ESTADO LAICO en nuestro país, en la actual coyuntura de las Elecciones Nacionales 2019.

 

¿QUÉ NOS PLANTEAN LAS PROPUESTAS DE PROGRAMAS DE GOBIERNO Y LAS DECLARACIONES DE CANDIDATOS/AS RESPECTO AL PRINCIPIO DE LAICIDAD, LOS DERECHOS DE LAS MUJERES Y LOS DERECHOS SEXUALES Y DERECHOS REPRODUCTIVOS?

Sin título-1-02

DESDE ESTE MANDATO CONSTITUCIONAL, VIGILAMOS Y EXIGIMOS QUE LAS CANDIDATURAS Y LAS PROPUESTAS ELECTORALES RESPETEN LA LAICIDAD, TOMANDO EN CUENTA EL CUMPLIMIENTO DE LAS SIGUIENTES CUATRO CONDICIONES BÁSICAS:

  1. Autonomía de lo político frente a lo religioso
  2. Libertad de conciencia y Libertad religiosa
  3. Igualdad de los individuos y sus asociaciones ante la ley
  4. No discriminación

8-08

6-06-06

1-01

7-07

¿Laicidad? 

La LAICIDAD se refiere al espacio público en el que los ciudadanos ejercen su libertad jurídica y política. Es un PRINCIPIO – filosófico, jurídico, político – para garantizar el respeto a todas las libertades individuales (como las de conciencia, de creencias, de pensamientos) dedicadas a la democracia y los derechos humanos. Es decir que se puede entender la LAICIDAD como sinónimo de libertad de conciencia y libertad religiosa, de respeto y tolerancia. Tiene como objeto central el reconocimiento y garantía de la separación del Estado y las iglesias, en cuanto a la toma de decisiones, en todos los ámbitos. Por ello, la laicidad se entiende como “un régimen social moderno de convivencia, cuyas instituciones políticas están legitimadas por la soberanía popular y no por elementos religiosos”. Desde la Constitución Política del Estado del 2009, Bolivia se reconoce en el principio fundante del principio de LAICIDAD: “El Estado es independiente de la religión”.

¿Estado laico?

ESTADO LAICO es aquel que toma radical distancia frente a las distintas confesiones religiosas. Su principal función es garantizar el derecho fundamental a la libertad religiosa, ligada a la libertad de conciencia y no tomar como oficial ninguna religión. El ESTADO LAICO es la expresión e instrumento político – jurídico de la laicidad. Es decir, es la formalización institucional para que se garantice la libertad religiosa y de culto, en una sociedad plural, diversa y democrática; para que se otorgue un trato igualitario a todas las iglesias y grupos confesionales, sin ningún tipo de preferencia o privilegios; y para que todas las decisiones de los asuntos públicos sean definidas sin la intervención de instituciones eclesiásticas ni creencias religiosas.

El ESTADO LAICO no debe ser entendido como indiferencia religiosa, como oposición a lo religioso, a las espiritualidades, o la ausencia de creencias religiosas, tampoco niega la existencia de otras religiones, ni lucha contra una o varias iglesias, o promueve el ateísmo.[1]

8-08

¿QUIÉNES INCLUYEN A DIOS O AL CRISTIANISMO EN SUS PROPUESTAS ELECTORALES?

Las candidaturas y las propuestas electorales están en la obligación de tomar radical distancia frente a las distintas confesiones religiosas porque vivimos en un ESTADO LAICO, por lo tanto, no pueden imponer sus creencias en el ámbito político público.

En contra partida…TRES PROPUESTAS DE PROGRAMAS DE GOBIERNO INVOCAN A DIOS O AL CRISTIANISMO

EN ESTAS PROPUESTAS ELECTORALES DE PROGRAMAS DE GOBIERNO, AL MENOS DOS DE LAS CONDICIONES BÁSICAS DEL PRINCIPIO DE LAICIDAD NO SE ESTÁN RESPETANDO

¿Qué requiere la LAICIDAD?

4-04

  • Autonomía de lo político frente a lo religioso. El Estado debe separar el asunto público de las iglesias, de sus decisiones, del diseño de leyes y/o políticas públicas garantizando su autonomía frente a las injerencias o influencias religiosas o de culto. El Estado no puede acatar como política pública los postulados particulares de una iglesia o de las iglesias. El Estado tiene la obligación de garantizar el avance en los Derechos Humanos, y por lo tanto los y las servidores/as públicos, y los candidatos y candidatas que pretendan estos cargos públicos, no pueden plantear propuestas y discursos políticos públicos impregnados de dogmas y creencias religiosas, pretendiendo retrocesos en los derechos humanos. La autonomía de lo político frente a lo religioso permite el pleno ejercicio de: la soberanía popular y la democracia, con la participación de todas las personas en la conformación del poder, los derechos humanos, la diversidad, y la protección de los derechos fundamentales y las sociedades plurales.
  • No discriminación. El Estado laico no puede privilegiar ni imponer normas de tipo moral o verdades absolutas basadas en dogmas religiosos. Debe garantizar y respetar el pluralismo, las libertades y los derechos para todos y todas. Bolivia es plural y cada persona tiene derecho a practicar libremente su religión, creencias, cultos o no culto. No se puede proponer el gobernar solo para las personas que pertenecen a un tipo de creencias o iglesia, o imponiendo la religión de una autoridad sobre la pluralidad de la sociedad. Por ello, los/as candidatos/as, al emitir propuestas y discursos políticos públicos deben respetar la pluralidad de las creencias, de las libertades personales y NO pueden emitir juicios de valor, falta de respeto, intolerancia o expresiones que promocionen discriminación, odio, estigmatización, y/o racismo.

 

[1] Definiciones extraídas sobre la base de conceptos de Roberto Blancarte (2000) y Sandra Mazo (2008).