Skip to main content

Iglesia y Estado, cada una por su lado

e

Este mes iniciamos una campaña destinada a promover el conocimiento de la laicidad.  como garantía imprescindible para el ejercicio de las libertades ciudadanas y los derechos humanos en el marco de la democracia denominada «Iglesia y Estado, cada una por su lado»

Según el artículo 4 de la Constitución Política del Estado, “El Estado respeta y garantiza la libertad de religión y de creencias espirituales, de acuerdo con sus cosmovisiones. El Estado es independiente de la religión”.

¿Por qué la impulsamos?

Porque no existe un conocimiento básico de la laicidad dentro de la sociedad civil y peor aún, en servidores/as públicos/as y tomadores/as de decisión de los tres niveles de gobierno, hecho que repercute en la democracia y en el ejercicio de los derechos y en su garantía. La laicidad es un principio fundante que se configura en torno a la defensa de las libertades y derechos del individuo, entendiendo que cada persona es el último eje sobre el que se fundamenta la conciencia personal y su capacidad soberana de decisión y autonomía construyendo y fortaleciendo así, sus valores, creencias, libertades y derechos.