Skip to main content

Debate en Colombia sobre el aborto en casos de Zika

62215c26e16ac37d25052e6a5e5d0b23_L

El Mundo.es. La alarma por el Zika y su relación con la microcefalia en los bebés recién nacidos de madres infectadas reabre el debate

La alarma por el Zika y su relación con la microcefalia en los bebés recién nacidos de madres infectadas ha reabierto en Colombia un debate que se extiende por toda Latinoamérica: la opción de practicar el aborto para evitar las consecuencias del virus.

«En comparación con países como Brasil, El Salvador y República Dominicana, entre muchos otros, Colombia está muy avanzada en este tema. Sin embargo, una noticia de alcance tan masivo como el Zika ha puesto en evidencia los vacíos tan grandes en materia de educación sexual que todavía existen», comenta a EL MUNDO Mónica Roa, portavoz de Women’s Link Worldwide, una ONG que defiende los derechos de las mujeres y las niñas.

«Me quedé perpleja cuando escuché la recomendación del Ministerio de Salud para que las colombianas pospongan su embarazo entre seis y ocho meses. ¿En qué país creen que están? Son palabras vacías, nada realistas, pues no tienen en cuenta que el 50% de los embarazos en Latinoamérica no son planeados ni lasaltísimas tasas de violencia sexual que registra Colombia», denuncia.

La legislación colombiana (similar a la Ley Orgánica 9/1985 de España, pero sin el supuesto de la malformación del feto) recoge, a través de la sentencia C-355 de mayo de 2006, que el aborto podrá ejercerse cuando se cumplan uno de estos tres casos (no existe un sistema de plazos): que la mujer haya sido víctima de violación o incesto, que el feto presente graves malformaciones incompatibles con la vida y que la vida o salud (física y/o mental) de la madre estén en riesgo.

«El primer supuesto no tiene aplicación en este caso; respecto al segundo, no está demostrado que la microcefalia, en general, afectaría a la vida del feto, así que habría que aplicar el tercer caso, invocando al riesgo psicológico para la madre», comenta a este periódico el Viceministro de Salud Pública, Fernando Ruiz Gómez, que advierte que desde el Gobierno «no tienen una posición oficial» al respecto. «Cada caso debe ser estudiado entre el médico y su paciente».

Para Mónica Roa, esto va a generar problemas. «El Ministerio de Salud tendría que adoptar una postura clara. No digo que tenga que recomendar a todas las mujeres con Zika que aborten, pero sí que pueda informarlas de cuáles son sus opciones».

«Todos los embarazos en Colombia están considerados ahora mismo de alto riesgo», explica el Viceministro de Salud. «Es vital hacer un diagnóstico lo antes posible. Hemos observado que entre la semana 15 y la 28 de gestación se puede determinar si el feto sufre microcefalia. Sin embargo, hasta que el bebé no nazca no se puede establecer una relación entre este trastorno y el Zika».

Desde el Ejecutivo informan que están siendo evaluadas 1.090 mujeres en distintas zonas del país como San Andrés, Bolívar, Magdalena y Cúcuta y que, por el momento, siguen estudiando 12 casos en los que sería posible la relación entre el virus y el síndrome Guillain-Barré, un trastorno neurológico.

Tras saltar la alarma por la epidemia a finales de 2015, ahora es cuando arranca en Colombia la campaña oficial de prevención del virus. El presidente Juan Manuel Santos ha pedido que se difunda la información porque «no es sólo responsabilidad del Gobierno Nacional, sino de todos los colombianos, incluyendo a alcaldes y gobernadores». El Ejecutivo sigue sin confirmar el caso de un bebé que nació con microcefalia porque su madre tenía el Zika, que anunció hace un par de semanas el senador del Partido Alianza Verde, Jorge Iván Ospina.

Problemas para acceder al aborto voluntario

Desde Women’s Link denuncian que hay médicos en Colombia que se acogen a la objeción de conciencia y deciden no practicar el aborto, lo que pospone el caso hasta que se hace inviable, por lo que algunas mujeres infectadas por el Zika podrían acaban recurriendo a clínicas clandestinas, poniendo en riesgo su vida.

«Tienen miedo a las represalias del Procurador general, Alejandro Ordóñez, que nunca ha escondido su agenda religiosa, oponiéndose a los derechos reproductivos de las mujeres», afirma la abogada Mónica Roa, que instauró junto a otras 1.279 mujeres una acción de tutela en 2012 contra el Procurador, que fue aceptada a través de la sentencia T-627 de ese mismo año.

Otro problema que menciona la letrada es que hay muchas mujeres en Colombia que, por falta de información sexual, no saben cómo evitar los embarazos. «En una entrevista con el periódico ‘El Espectador’, el Ministro de Salud (Alejandro Gaviria) reconocía que casi le entró la risa cuando le acusaron de estar pidiendo a las mujeres que no practicaran el sexo durante seis y ocho meses. No debería generarle risa, sino preocupación, pues evidencia un grave problema de educación«.

Los más expuestos al virus del Zika son los que viven por debajo de los 2.200 metros respecto al nivel del mar (el 60% de la población, unas 26 millones de personas en el país), que en Colombia coincide con algunas de las regiones más humildes, donde es complicado el acceso a los programas de planificación familiar. «¿Qué vamos a hacer con las víctimas de una violación infectadas por el Zika? ¿Qué vamos a hacer con las que ya están embarazadas?», se preguntan desde Women’s Link.

No Comments yet!

Your Email address will not be published.