Skip to main content

CDD/Bolivia organizó taller sobre el Zika en Cobija

16 de mayo de 2017. Con la participación del personal de salud de SEDES  y de otras instancias Católicas por el Derecho a Decidir/Bolivia organizó el Taller sobre “Zika y Aborto dos palabras que se deben conjugar” en la ciudad de cobija el pasado 16 de mayo.

En Bolivia el 43% de los casos de ZIKA corresponde a mujeres embarazadas que corren el riesgo de que sus hijos tengan microcefalia. En Bolivia se registran hasta el momento 72 casos de zika, todos en  Santa Cruz; de   ellos, 31 son en gestantes.

A pesar de los altos riesgos reportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas, sobre el virus del Zika y su relación con la salud de las mujeres embarazadas y los posibles nacimientos con microcefalia o síndrome de Guillain-Barré, el Estado Boliviano, a través del Ministerio de Salud, no ha tomado las medidas necesarias para enfrentar la enfermedad y prevenir el contagio y garantizar los derechos de las mujeres. Ambos organismos internacionales instan a los Estados a proveer información, anticonceptivos y servicios de aborto seguro a las mujeres contagiadas por el virus que deseen interrumpir su embarazo. Sin embargo, el Estado no está tomando en cuenta estas recomendaciones, violentando los derechos de las mujeres que no tienen acceso a métodos anticonceptivos, sobre todo las de escasos recursos, quienes tienen las mayores tasas de embarazos no deseados y/o producto del delito de violencia sexual, y son las más expuestas a la transmisión del virus por las condiciones de desigualdad en que viven.

Las consecuencias del virus del Zika incrementan visiblemente la brecha de desigualdad de género, por lo que se necesitan acciones urgentes desde el sistema público de salud y del Estado en su conjunto para que las mujeres ejerzan su  derecho a decidir sobre sus cuerpos y su salud sexual y reproductiva y así tomar decisiones informadas para continuar o no con un embarazo.

De acuerdo a la OMS, el mosquito vector del virus de Zika prolifera en los climas cálidos y, sobre todo, en zonas con malas condiciones de vida. Las embarazadas que viven en estas zonas o viajan a ellas corren el mismo riesgo que el resto de la población de infectarse por el virus. Además, la infección materna por el virus de Zika puede pasar desapercibida, ya que muchas personas no presentan síntomas.

Aunque los síntomas que causa esta infección durante el embarazo, cuando aparecen, suelen ser leves, se ha producido un aumento inusual de casos de microcefalia congénita, síndrome de Guillain-Barré y otras complicaciones neurológicas en las zonas donde se han registrado los brotes, suscitando gran preocupación entre las embarazadas y sus familias, así como entre los profesionales sanitarios y las instancias normativas. El virus de Zika es mucho más peligroso en el primer trimestre del embarazo, cuando la mayoría de las células madre se forman, pero también puede ser dañino en el segundo trimestre.

No Comments yet!

Your Email address will not be published.