Skip to main content

Personas transexuales y transgénero iniciaron trámites para el cambio de identidad

Foto APG

En una jornada histórica para los derechos humanos, el primero de agosto personas transexuales y transgénero de Bolivia iniciaron el trámite para el cambio de datos de nombre, sexo e imagen en sus documentos personales. El Servicio de Registro Cívico (SERECÍ) recibió varias solicitudes en diferentes ciudades del país.

Antes de la promulgación de la Ley de Identidad de Género, muchas personas trans tenían dificultad para acceder a centros educativos y a fuentes laborales. También era problemático, para ellas y ellos, realizar trámites en bancos, aeropuertos y en todo otro lugar donde se solicitan documentos de identidad, puesto que sus datos de sexo y nombre no se correspondían con su imagen.

El SERECÍ tiene un plazo de 15 a 30 días para emitir una resolución para cada caso después de revisar la documentación que incluye un examen técnico, certificados de descendencia, documentos de estado civil y de antecedentes policiales, entre otros.

Por otro lado, llamó la atención la desinformación de algunos medios en relación a la Ley de Identidad de Género, puesto que ingenuamente algunos preguntaron si este instrumento legal dará paso al “matrimonio homosexual”. Al respecto, cabe señalar que la Ley promulgada está dirigida a personas transgénero y transexuales, y no a personas homosexuales. Todavía algunos medios no tienen la capacidad de diferenciar entre identidad de género y orientación sexual, las cuáles son temáticas y conceptos que pertenecen a ámbitos muy distintos.

PRONUNCIAMIENTO POR EL RESPETO A LA IDENTIDAD DE GÉNERO

PRONUNCIAMIENTO

POR EL RESPECTO A LA IDENTIDAD DE GÉNERO

La Comunidad de Derechos Humanos, articulación de organizaciones e instituciones que trabajan en derechos humanos, manifiesta su total apoyo a la aplicación plena de la Ley de Identidad de Género, considerando que la misma responde a compromisos internacionales asumidos por el Estado en materia de derechos humanos, además de mantener correspondencia y armonía con nuestra carta fundamental, cuyo artículo 14 garantiza a todas las personas y colectividades, sin discriminación alguna, el libre y eficaz ejercicio de los derechos establecidos en la Constitución, las leyes y los tratados internacionales de derechos humanos.

Asimismo, la propia norma fundamental determina en su artículo 9, entre las funciones del Estado, la de constituir una sociedad justa y armoniosa, cimentada en la descolonización, sin discriminación ni explotación, con plena justicia social, para consolidar las identidades plurinacionales, además de garantizar el bienestar, el desarrollo, la seguridad y la protección e igual dignidad de las personas.

La Comunidad de Derechos Humanos lamenta profundamente que sectores fundamentalistas de la sociedad lleven adelante una campaña en contra de la citada norma, evidenciándose argumentos discriminatorios en contra de personas con diversa identidad sexual, particularmente transexuales y transgénero, generando actitudes homofóbicas que les ponen en situación de gran riesgo, pues refuerzan la naturalización de la discriminación cuya expresión más despreciable es la violencia.

Cabe señalar que el Comité de Derechos Humanos en su 109º periodo de sesiones de 2013 emitió varias recomendaciones al Estado Boliviano, entre éstas la de declarar públicamente que no tolerará ninguna forma de estigmatización social, discriminación o violencia contra personas por su orientación sexual o identidad de género. Y es que debe comprenderse que la identidad de género responde a factores intrínsecos de las personas y que la Ley solo es una respuesta jurídica a una realidad que debe garantizarse plenamente y no abordarse de forma superficial como pretenden quienes se oponen a la Ley.

En este marco la Comunidad de Derechos Humanos, llama a la reflexión a estos sectores conservadores y solicita al Estado desarrollar todas las acciones necesarias para erradicar la discriminación en contra de las personas con diversa identidad de género. Asimismo, convoca a todas las entidades defensoras de los derechos humanos a posicionarse y denunciar actitudes de odio y homofobia, además de sumarse a las actividades de reivindicación e igualdad que desarrollará en los siguientes días la comunidad transexual y transgénero.

Por una sociedad más justa y sin discriminación

 

La Paz, 22 de junio de 2016

Incidencia de cáncer de útero baja en 3% en áreas rural y periurbana

Infografia RazonCon datos Ministerio Salud_LRZIMA20160130_0039_11

La Razón Digital.

La incidencia de cáncer de útero en mujeres de áreas rural y periurbana, atendidas por médicos del programa Mi Salud, disminuyó en 3% en un año, según demuestran las cifras del Ministerio de Salud. La expectativa es que más féminas se sometan al PAP.

Según datos a los que accedió La Razón, las brigadas de médicos Mi Salud tomaron 32.810 muestras de papanicolau (estudio de células del cuello del útero para detectar cáncer) en 2015; de éstas, 1.968 (6%) dieron positivo al desarrollo de la anomalía, temprano o avanzado para el cáncer.

El registro especifica que en la gestión 2014 se tomaron muestras de PAP a 21.467 mujeres; de ellas, 1.932 (9%) dieron positivo a alguna anomalía. Es decir que hubo una disminución de 3% de casos de 2014 a 2015, pese a que en este último año la atención llegó a 11.343 mujeres más.

Los datos dan cuenta de las pruebas que tomaron los médicos de Mi Salud, quienes se desplazan por zonas periurbanas y el área rural del país, pero no contemplan las atenciones en hospitales públicos de las ciudades, la seguridad social o el servicio privado.

La insistencia para el papanicolau se da porque en Bolivia cada día mueren de tres a cuatro mujeres a causa del cáncer; se trata de la cifra más alta de la región, después de Haití. Además de esta enfermedad, el sexo femenino también es afectado por otros cuatro tipos de cáncer. (Ver infografía).

Población. De acuerdo con los datos del Censo 2012, Bolivia tiene 2.009.630 mujeres entre 19 y 44 años, grupos etarios en edad fértil, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por esa razón, este grupo es más propenso a adquirir el cáncer del cuello uterino, que está relacionado con una infección genital de transmisión sexual por el virus del papiloma humano (HPV, siglas en inglés).

Como cada 4 de febrero, el jueves se recuerda el Día Mundial de Lucha Contra el Cáncer con eventos públicos y el objetivo de sensibilizar a la población sobre la importancia de someterse cada año a exámenes médicos para la detección temprana de la enfermedad.

Pese a la baja de incidencia en los registros de Mi Salud, los datos oficiales muestran que en Bolivia cada año se detecta a 10.982 mujeres y 6.188 varones con alguna etapa de desarrollo de cáncer, y a unos 300 niños y adolescentes.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Cancerología, Gonzalo Peredo, señaló que si las autoridades no asumen medidas para mejorar las condiciones de infraestructura, equipamiento en los centros de salud, la demanda para la detección temprana de algún tipo de cáncer no aumentará.

“Aunque Bolivia no está con una incidencia alta respecto al cáncer, como los países vecinos, los casos aumentan cada año, pese a que hay una ley que fomenta la gratuidad en la detección temprana del cáncer cérvico uterino, así como la atención, detección y tratamiento gratuito para niños. Lo que se necesita es mejorar las condiciones en centros de salud y adquirir tecnología de última generación”, sostuvo.

Richard Guthrie, responsable nacional de Enfermedades no Transmisibles, del Ministerio de Salud, señaló que la detección temprana de cualquier tipo de cáncer “es un gran avance para el país, en la lucha contra esta enfermedad”.

Mejoras. Guthrie agregó que para aumentar la demanda en la detección temprana, el Ministerio de Salud trabaja en la capacitación del personal con el objetivo de que la atención sea de calidad y calidez, además para que la toma y entrega de muestras sea rápida.

Sin embargo, indicó que si la mujer y la población en general no toman conciencia sobre las consecuencias de no ir al médico, por lo menos una vez al año, se continuará detectando más casos en etapa avanzada. “Por los datos vemos que muchos casos están en estadios avanzados porque la gente acude al médico solo cuando siente molestias, cuando el tratamiento se vuelve más complejo”.

Este medio consultó al azar a cinco mujeres que trabajan en el Ministerio de Salud y constató que conocen la Ley 252 (2012), que establece que todas las servidoras públicas y trabajadoras mayores de 18 años gozan de tolerancia remunerada de un día hábil al año para someterse al papanicolau y mamografía, pero ninguna lo hizo. Coincidieron en que un día no alcanza para el examen debido a las filas que realizan. “El trato de los médicos es pésimo, hacen escapar”.

Las mujeres padecen más de cáncer cérvico uterino

El cáncer de cuello uterino es el tipo más frecuente en la mujer boliviana; todos los casos están relacionados con una infección genital de transmisión sexual por el virus del papiloma humano (HPV, en inglés). El tumor se forma en los tejidos del cuello uterino, crece lentamente y se lo detecta con un examen de papanicolau (PAP).

Tumor de próstata, el temor de adultos mayores varones

A medida que el hombre se va haciendo mayor, su probabilidad de desarrollar cáncer de próstata aumenta; la mayoría se detecta en hombres mayores de 65 años. El tumor se forma en los tejidos de la próstata, que es la glándula del aparato reproductor masculino que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto.

La leucemia afecta más a los niños y a adolescentes

La leucemia es el cáncer más frecuente en niños y adolescentes, tres personas menores de 15 años por cada 100.000 padecen esta enfermedad. También se la conoce como cáncer en la sangre. Se trata de una enfermedad maligna que afecta los tejidos encargados de fabricar la sangre (médula ósea, bazo y ganglios linfáticos).

Cáncer de estómago ataca sin discriminar la edad

El cáncer de estómago no tiene síntomas en su fase inicial y ataca sin discriminar sexo ni edad. La mala alimentación y la ingesta de alimentos contaminados por la bacteria Helicobacter pylori (que crece en la capa mucosa que recubre el interior del estómago) son las causas. El mal empieza con gastritis, luego se vuelve úlcera y por último cáncer.

Nuestros derechos, nuestras libertades

Prof. Babatunde Osotimehin

La Razón (Edición impresa) / Babatunde Osotimehin

El 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, se inició una campaña por el 50º aniversario de dos grandes tratados internacionales: el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que han configurado el carácter integral e indivisible del marco internacional de los derechos humanos.

Estos dos pactos, junto con la Declaración Universal de Derechos Humanos, pasaron a constituir la Carta Internacional de Derechos Humanos, enunciando las obligaciones relativas a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales intrínsecos de todo ser humano, e igualmente pertinentes para una vida de dignidad y bienestar.

Esos documentos han inspirado constituciones y leyes nacionales, han dado esperanza y legitimidad a movimientos sociales, han movido a los Estados a unirse para definir medidas concretas en pro de un mundo mejor y de sociedades pacíficas.

La Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo fue uno de esos hitos importantes que pusieron en acción las normas y los principios de derechos humanos. Más recientemente, la Agenda de Desarrollo 2030 ha articulado vínculos claros entre los objetivos de desarrollo sostenible y los derechos humanos.

El Día de los Derechos Humanos es un día que se debe celebrar, pero es además un día para dar voz a las mujeres, las niñas, los hombres y los niños que reivindican sus derechos humanos, incluidos sus derechos a la salud sexual y reproductiva, como un componente indivisible de la Carta Internacional de Derechos Humanos.

La Carta Internacional de Derechos Humanos ha proporcionado a las mujeres y las niñas un fundamento jurídico para exigir acceso a servicios de salud sexual y reproductiva. Ha dado a niños, niñas y adolescentes el derecho a gozar de una educación que promueva la igualdad de género y les proporcione información acerca de su sexualidad.

Ha dado a las mujeres de las zonas rurales que viven en la pobreza el derecho a vivir libres de tratos crueles, inhumanos y degradantes, como la esterilización forzada. Ha dado a las mujeres embarazadas un fundamento para reivindicar su derecho a la privacidad y a vivir libre de la discriminación, el abuso y la falta de respeto cuando dan a luz en un centro de salud.

Ha dado a las niñas afectadas por una fístula el derecho a luchar contra el estigma y el abandono social. Nos da a todos el derecho a un recurso efectivo cuando se violan nuestros derechos y libertades.

Las cuatro libertades que están en la base de la Carta Internacional de Derechos Humanos (la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad para vivir sin miseria y la libertad para vivir sin temor) son directamente pertinentes al derecho a la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

Con demasiada frecuencia las personas más abandonadas por la sociedad no pueden disfrutar de su salud y sus derechos sexuales y reproductivos. La capacidad de las mujeres, los adolescentes, los pueblos indígenas, las personas con discapacidad o las personas de diversas expresiones sexuales suele verse limitada por normas culturales o sociales discriminatorias.

Por esa razón, el marco internacional de los derechos humanos ha seguido enriqueciéndose durante los últimos 50 años con otros instrumentos básicos que brindan especial protección a los más abandonados, a fin de velar por que nadie quede rezagado en la búsqueda de una vida con dignidad y valor. Esta visión no es nueva.

Es un principio básico de las Naciones Unidas, cuyo 70º aniversario celebramos recientemente. Honremos el Día de los Derechos Humanos exigiendo que todas las naciones estén a la altura de esta visión.

Es Director Ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).