Skip to main content

CEPAL: Ministras llaman a priorizar la igualdad de género en planes nacionales de desarrollo

fotoclausuramujer_675 miniatura 180x101 21234

CEPAL.

Ministras de la Mujer y otras autoridades de los mecanismos para el adelanto de las mujeres reunidas en Santiago, Chile, reconocieron hoy el esfuerzo que han hecho los países de la región por poner la igualdad de género en el centro del proceso de debate y diseño de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, pero plantearon la necesidad de profundizar el trabajo interinstitucional y asumir el tema como prioridad en los planes de desarrollo nacionales y sectoriales.

En los acuerdos de la Quincuagésima tercera reunión de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, inaugurada el martes 26, las delegadas de los países de la región aprobaron el diseño de una estrategia para la implementación de los compromisos ya asumidos por los gobiernos en el marco de las reuniones regionales sobre la Mujer que la CEPAL organiza cada tres años. La XII Conferencia Regional sobre la Mujer tuvo lugar en 2013 en República Dominicana y allí se aprobó el Consenso de Santo Domingo.

En la capital chilena, las ministras de la Mujer conocieron el estado de avance de los preparativos del próximo encuentro: la XIII Conferencia Regional que se realizará en Montevideo, Uruguay, del 25 al 28 de octubre de este año. Se aprobó, en otras cosas, la realización de tres reuniones subregionales preparatorias entre mayo y junio de 2016 en las sedes subregionales de la CEPAL(Comisión Económica para América Latina y el Caribe) en México y Puerto España, y en la sede de Santiago.

Durante la reunión de la Mesa Directiva de esta semana, las autoridades reafirmaron la importancia de la producción de información para planificar y monitorear las políticas públicas de género, en particular, para el examen de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los acuerdos regionales.

En el marco de la Agenda 2030 y los 17 ODS aprobados por la comunidad internacional en septiembre de 2015, las ministras solicitaron a la CEPAL que apoye a los países en la identificación de los temas prioritarios de acuerdo con la agenda regional de igualdad de género y autonomía de las mujeres, así como en lo relacionado con el logro de las metas y la selección de indicadores y metodologías apropiadas para su seguimiento.

Las ministras aprobaron, además, la propuesta de documento de la CEPAL que será base de los debates de la próxima Conferencia Regional. El texto se centrará en el logro de las autonomías de las mujeres y el ejercicio de sus derechos para alcanzar un verdadero desarrollo sostenible con igualdad, destacando el carácter transformador de las políticas públicas con enfoque de género.

Finalmente, se acogió la Declaración de los mecanismos para el adelanto de las mujeres aprobada en la sesión especial de consulta regional previa al 60º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, convocada en el marco de esta reunión en conjunto porONU Mujeres y la CEPAL.

‘Camila’, líder de las trabajadoras del hogar

descarga 1

La Razón.

Circula la obra testimonial de Casimira Rodríguez Romero, Camila: Memorias de la militancia política en el trabajo asalariado del hogar (Editorial Kipus, 2015) transcrita y editada por Coni López. La educadora, activista feminista e indigenista mexicana Coni López Silva conoció a Casimira en México en 2007, oportunidad en que recogió su testimonio. Durante dos años se ocupó de “transcribir lo que ella le contara, ordenarlo y seleccionarlo para ofrecer un texto histórico, una perspectiva personal, un sentir íntimo y profundo, sobre su experiencia organizativa como lideresa del gremio de las trabajadoras del hogar en el plano local, regional, nacional y continental, pero también como ministra de Estado”, con la idea de socializarlo “para que sirviera de inspiración a las compañeras trabajadoras del hogar mexicanas”. La obra de 513 páginas incluye un valioso archivo fotográfico de 123 registros.

Las “sirvientas”: resabio colonial de un mundo sórdido. Camila, nos aproxima a la azarosa vida de las mujeres indígenas que migran del campo a las ciudades a engrosar los ejércitos de “empleadas domésticas”, más propiamente “trabajadoras del hogar”.

Aun hoy, miles de mujeres reproducen un nefando ciclo que inician casi niñas —o muy jóvenes— y concluye, generalmente, como oficio, cuando no como una profesión múltiple y variada de sirvientas, empleadas, nanas, e incluso nodrizas. Estas valerosas mujeres han criado generaciones de hombres y mujeres. Muchas experimentaron la cruel herencia patriarcal, al ser usadas inclusive como parte de la vida sexual de patrones, o de sus vástagos que veían a estas jóvenes atemorizadas, inocentes e ingenuas como extensión natural de la propiedad de sus padres y, por ello, podían experimentar, incluso, sus primeras experiencias sexuales.

Ese sórdido mundo, resabio de la cultura patriarcal colonial, en el que se desenvuelve la existencia de trabajadoras del hogar, uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, se desmorona por la labor de temerarias mujeres que han abierto brecha en el mundo sindical, hasta arrancarle a la clase política las primeras leyes sociales de protección y salvaguarda.

Camila: de empleada doméstica a Ministra de Justicia. ¿Quién es Casimira Rodríguez? Se autodefine feminista (“soy una mujer que lucha por nuestros derechos”), socialista (“pienso que el bienestar de las demás compañeras también es mi bienestar”) e indigenista (“por mi experiencia personal como mujer indígena”).

Casimira Camila Rodríguez Romero, mujer de origen indígena-campesino, nació en la comunidad de Paredón (provincia Mizque de Cochabamba), el 21 de octubre de 1966. Desde muy joven trabajó como trabajadora del hogar, descollando luego en la dirigencia de ese sector laboral, uno de los más desprotegidos y vulnerables de nuestra sociedad. Fue fundadora del Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Cochabamba e impulsó la formación de sindicatos en el país, que hasta entonces (1990) era uno de los sectores asalariados con menor grado de organización. Su condición de dirigente natural la llevó a organizar la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar de Bolivia (Fenatrahob), desempeñando un rol protagónico y liderando el movimiento latinoamericano como secretaria ejecutiva de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Trabajadoras del Hogar (Conlatraho).

Su trayectoria sindical, reconocida en el ámbito internacional, le mereció el “Premio Mundial Metodista por La Paz”, otorgado por el Concilio Mundial Metodista (2003).

Militante del proceso de cambio, impulsó la formación sindical y política de un nuevo liderazgo nacional. Por sus méritos, en reconocimiento a su experiencia y trayectoria sindical y política, fue designada Ministra de Justicia en el primer gabinete del presidente Evo Morales el 22 de enero de 2006. Su cargo se prolongó hasta el 21 de enero de 2007.

Por primera vez en la historia política de Bolivia, una mujer que ejerció como trabajadora del hogar (“empleada doméstica”) accedió a un ministerio.

OBRA. El contenido de la obra testimonial abarca la vida personal y la trayectoria sindical de Casimira Rodríguez, desde “los orígenes en Mizque” y su inserción en el mercado laboral al que califica como “esclavitud moderna en Cochabamba”. Le otorga especial interés a su participación en el sindicato de Cochabamba, preámbulo para su incursión en la organización de los Sindicatos de Trabajadoras del Hogar en Bolivia, inicio de la larga lucha por la promulgación de la Ley de Trabajadoras del Hogar, que culmina con la organización de la Federación Nacional de este sector, inexistente antes de su liderazgo.

La rica experiencia en la dirigencia nacional le permite incursionar en el ámbito latinoamericano, considerando la organización laboral en Bolivia como un modelo para impulsar la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar, de la que es dirigente, reflejando sus aportes en “la experiencia de gestión latinoamericana y caribeña”. Cierra el primer libro de su obra un relato sobre su participación en “el Ministerio de Justicia de Bolivia”. Pone al desnudo la difícil situación que confrontó en el gabinete ministerial y dentro de su propio ministerio, en una época en la que prevalecía la cultura patriarcal y una franca tensión creada por la condición humilde de la primera ministra de Justicia. El libro dos está lleno de “anécdotas y crónicas de viajes internacionales”, las “memorias de Congreso”, tanto nacionales de la Fenatrahob como los congresos internacionales de la Conlatraho.

EPÍLOGO. El temple de Casimira Rodríguez tiene base en su doble visión del mundo: la que viene desde su formación cristiana y aquella que adquirió en la escuela política como militante del proceso de cambio, ambas guían su praxis. La obra abarca 500 páginas, lo que en cierta medida la torna densa, pero por el estilo coloquial y testimonial con el que fue redactado, puede leerse sin dificultad. Su testimonio nos transporta a hechos y lugares en los que fue protagonista. El valor de la obra radica en su calidad testimonial que debe ser vista como fuente primaria, aunque necesariamente debe ser contrastada con otras fuentes, debido a que es una visión personal.

El testimonio, transcrito a la palabra de la autora, Casimira Rodríguez, una mujer de origen indígena-campesino que ha incursionado en el liderazgo latinoamericano de las mujeres trabajadoras del hogar, tiene la virtud de visibilizar al sector de trabajadoras del hogar, hasta hace poco invisibilizadas por propios y extraños.

Las polleras de Caquiaviri

cardecaq

No pondremos fin a la violencia de género si es que este tipo de actos no son recriminados por la sociedad./

La Razón / Lourdes Montero.

 

La semana pasada, la investigadora Carmiña Sanabria presentó en Santa Cruz de la Sierra los avances de su investigación sobre la sociedad boliviana en torno a las ideas y creencias que naturalizan la violencia contra las mujeres. Su hallazgo es revelador: a pesar de los avances en el campo político, de gozar de mejores condiciones económicas, contar con una ley contra la violencia… tal parece que las normas sociales en torno a las mujeres se mantienen inalterables desde el siglo XIX.

Debo confesar que estas afirmaciones me llenaron de dudas. Vinieron a mi mente los avances sobre el uso de la anticoncepción por parte de las jóvenes, la tecnología que nos permiten acceder a ideas del mundo globalizado, el ingreso masivo de las mujeres al mercado de trabajo y la cantidad de leyes (incluida la Constitución Política del Estado) que en la actualidad prohíben la discriminación por razón de género. No puede ser que nada haya cambiado.

Sumergida en estas reflexiones me atrapa por sorpresa la noticia de que comunarios de Caquiaviri en La Paz vistieron a su alcalde con pollera, manta y sombrero como un “castigo” por supuesta mala administración de los recursos del municipio. Un acto simbólico cargado de significado sobre esas ideas y creencias que todavía circulan en nuestra amada Bolivia. Los líderes sociales de la población de Marka Achiri buscaron “humillar” al alcalde Bruno Álvarez porque supuestamente no destina recursos a su región, y no se les ocurrió nada mejor que vestirlo de chola. En situación similar, ¿podemos imaginar que a cualquier autoridad femenina se la castigue vistiéndola de hombre?

Imagino el acto público que presidió esta medida y me remonto a las escenas descritas por Michel Foucault en su famoso libro Vigilar y castigar. En él se describe cómo en la Edad Media se aplicaban medidas disciplinarias que implicaban que el juzgado llevara físicamente sobre su cuerpo la marca del castigo (paseo por las calles, carteles, letras escarlatas). Todo ello consistía en un ritual político que tenía como fin hacer respetar el orden establecido, entendido como “natural”, que permitía a la sociedad recrear sus reglas y moral.

Es indudable que el acto cometido en Caquiaviri tiene la misma función, pero la narrativa que utiliza está basada en la norma social “natural” que establece la inferioridad de las mujeres en la sociedad. Así, si un hombre comete algún agravio frente a la sociedad, será “degradado” a ser mujer, un ser inferior; pero además utilizando la marca colonial, será degradado a ser una “chola”, es decir, una mujer mestiza.

Algunos podrán llamar a esto usos y costumbres, otros reconocerán el hecho como la aplicación de la justicia comunitaria. Yo llamo a esto simplemente el despliegue institucional de una sociedad machista. No habrá avances legales o institucionales, y lo que es peor, no pondremos fin a la violencia contra las mujeres si es que este tipo de actos no son recriminados drásticamente por el conjunto de la sociedad.

Por ello saludo el acto simbólico de Alberto Gringo Gonzales, didáctico y creativo; pero también espero que el Viceministro de Descolonización, quien ante el menor agravio sospechosamente “racista” se lanza a la caza del desdichado, inicie un juicio contra los culpables. También esperamos que nuestro Gobernador, preocupado por la salud ginecológica de las mujeres, salga a la palestra pública a condenar el acto. Sería penoso si esto se condena al silencio y se olvida.

 

 

 

http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/polleras-Caquiaviri_0_2403359693.html

El Presidente del Senado desagravia a la pollera

126833_gd

La Prensa/La Paz.

El Presidente del Senado, Alberto Gonzales se  presentó a una conferencia de prensa, vestido con una pollera en desagravio a la prenda y a la mujer, porque así fue vestido el alcalde de Caquiaviri en La Paz, Bruno Álvarez, por su presunta mala gestión e irregularidades. La vestimenta fue puesta como un castigo. Para el Presidente del Senado, no es un castigo vestir así.  «La pollera no tiene la culpa de que haya corruptos, reinvindicamos a la mujer y a la pollera», dijo molesto.

 

 

 

http://www.laprensa.com.bo/diario/actualidad/pol%EDtica/20151219/el-presidente-del-senado-desagravia-a-la-pollera_73715_126832.html

Visten como mujer al Alcalde de Caquiaviri para “castigarlo”

f300x0 89310_89328_0

Página Siete.
Como castigo por una supuesta mala administración de recursos, comunarios de la provincia Pacajes vistieron al  alcalde de Caquiaviri, Bruno Álvarez Chambi, con prendas de mujer. El hecho se registró el martes pasado.
El diputado Rafael Quispe,  de Unidad Demócrata (UD),   denunció que el Alcalde que sufrió el castigo es hermano de la exdiputada del MAS Adela Álvarez Chambi, quien figura en la lista  de proyectos con observaciones que generan un daño económico al Estado por el Fondo Indígena.

«Bruno Álvarez, al ser descubierto el martes anterior, le vistieron de pollera, de mujer. Le dijeron que no se haga manejar por su hermana, porque quien gobierna en Caquiaviri es Adela  Álvarez”, relató Quispe.

El concejal de Caquiaviri Ángel Gutiérrez confirmó   que fueron comunarios de  marka Achiri quienes sancionaron al Alcalde, porque supuestamente no destinó recursos que correspondían al desarrollo de  la población.
Gutiérrez detalló  que los incidentes comenzaron el lunes pasado  y que el martes por la mañana los comunarios vistieron de mujer a Álvarez antes de dejarlo en libertad, en horas de la tarde, reportó la red ERBOL.

También confirmó que los pobladores de Achiri hicieron firmar un documento a  Adela Álvarez, hermana del Alcalde, para que no se inmiscuya en asuntos de la Alcaldía y deje trabajar a su  hermano Bruno, alcalde electo  que se presentó con la sigla del Frente Para la Victoria (FPV).

El concejal lamentó la «humillación” que recibió el burgomaestre  y aseguró que las autoridades municipales de Caquiaviri ejecutan obras en la población de Achiri, por lo que considera que  la protesta es injustificada.
Mientras el ejecutivo de Control Social de Caquiaviri, Luciano Mamani, justificó la sanción contra Álvarez y aseguró que la gestión del alcalde avanza «a paso de tortuga”.
Relató que las autoridades originarias decidieron, por enojo, vestirlo con pollera para que entienda su rol como alcalde.
En la concepción andina el vestir de mujer a un hombre es  quitarle  su honor y hacer ver que asume funciones que no le competen.

Críticas al «castigo”
El «castigo” al alcalde de Caquiaviri levantó una ola de críticas en las redes sociales. Algunos usuarios calificaron de «indignante y atentatorio contra la mujer” este tipo de castigo.
«Que vistan a un hombre de mujer es humillante.  Entonces, ¿ser mujer es humillante? Hay personas que permanecen en el estado de barbarie”, dijo un usuario en Facebook.
Ante esa situación varios demandaron a  las ministras y diputadas del MAS pronunciarse.

Otros plantean que la autoridad edil deje el cargo y la Fiscalía investigue el hecho por mellar la imagen de la mujer.

 

 

 

 

 

http://www.paginasiete.bo/nacional/2015/12/15/visten-como-mujer-alcalde-caquiaviri-para-castigarlo-80317.html

ONU: Mujeres ganan 24% menos que los varones

f300x0 89217_89235_25

El informe de Desarrollo Humano 2015 de la ONU señala que las mujeres realizan 3 de cada 4 horas de trabajo no pagado, en cambio, a los hombres les corresponden 2 de cada 3 horas de trabajo remunerado. En 32% de las empresas no hay ninguna mujer en cargo de alta dirección.

EFE / Adis Abeba

La aportación de las mujeres al trabajo mundial es de un 52%, pero ganan un 24 % menos que los hombres y apenas ocupan el 25% de los cargos administrativos y directivos. El informe de Desarrollo Humano 2015 de Naciones Unidas, presentado hoy en Adis Abeba, resume tajante al respecto: «En la mayoría de los países de todas las regiones del planeta, las mujeres trabajan más que los hombres», pero están en desventaja en ambos mundo laborales, el remunerado y no remunerado.

Este año, el 72% de los hombres en edad de trabajar (a partir de los 15 años, según el estudio) tenía un empleo, frente a solo el 47% de las mujeres. El 59% del trabajo pagado se realiza fuera del hogar, y en este campo, la proporción de hombres es casi el doble que el de las mujeres (38% frente al 21%). La situación se invierte en el caso del trabajo no remunerado, que en su mayor parte se realiza dentro del hogar y abarca una gran variedad de labores de cuidado. En este campo, las mujeres representan el triple que los hombres, con un 31% frente al 10%.

Las mujeres realizan 3 de cada 4 horas de trabajo no pagado, en cambio, a los hombres les corresponden 2 de cada 3 horas de trabajo remunerado. Tanto en países adelantados como en desarrollo, la proporción de hombres es mucho mayor en artes y oficios, operaciones de planta y maquinaria, y ocupaciones legislativas y de dirección. En último este sentido, aporta otro dato: En 32 % de las empresas no tiene a ninguna mujer desempeñando un cargo de alta dirección.

Cuando lo logran pueden llegar a ganar un 53 % menos de media que sus homólogos varones, como sucede en América Latina. Ellas están más presentes en ocupaciones de cualificación media, como empleadas de oficina, trabajadoras del sector servicios y vendedores. En todo el mundo, las mujeres realizan la mayor parte del trabajo de cuidados no remunerado (labores domésticas y cuidado de otras personas). A causa de su «porcentaje desproporcionado» en este ámbito, tienen menos tiempo que los hombres para dedicarse a otras actividades, como el trabajo pagado, la educación o el ocio.

En una muestra de 62 países, los hombres dedican una media de 4,5 horas al día a la vida social y el ocio, mientras que las mujeres dedican 3,9 horas. En los países en desarrollo, los hombres dedican casi un 30 % más de tiempo a la vida social y el ocio que las mujeres.

La administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark, advirtió en la presentación del informe de que la sociedad necesita nuevas medidas como la paridad salarial, los permisos parentales remunerados y estrategias educativas que eviten la exclusión. Subrayó especialmente las licencias parentales pagadas, una medida equitativa e incentivada que puede contribuir al logro de altas tasas de participación de las mujeres en el mercado laboral.

Por otra parte, el estudio, titulado «Trabajo al servicio del Desarrollo Humano», señala que 830 millones de trabajadores pobres en el mundo que viven con menos de 2 dólares al día. Más de 200 millones de personas, entre ellas 74 millones de jóvenes, están desempleadas, y 21 millones más realizan trabajos forzosos.

La globalización y los cambios tecnológicos están generando un mundo cada vez más polarizado en el que muchos trabajos de tipo rutinario -como los administrativos- tienden a desaparecer o ser sustituidos por ordenadores, y en el que cada vez existe menos seguridad. Según la Organización Mundial del Trabajo, el 61% de las personas empleadas en el mundo trabajan sin contrato, y solo el 27% de la población mundial cuentan con protección social contra el desempleo.

El informe señala el «crecimiento verde», es decir, la economía ligada a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como la principal oportunidad de empleo y fuente de transformación de algunos trabajos. Como ejemplo, señala que se necesitarán cerca de 45 millones de trabajadores sanitarios adicionales para cumplir con los objetivos mundiales de desarrollo en materia de salud.

 

 

 

http://www.paginasiete.bo/planeta/2015/12/14/onu-mujeres-ganan-menos-varones-80222.html

“Los canales más importantes del país son altamente sexistas”

f620x0 89159_89177_34

 Página Siete /Carla Hannover  / La Paz.
Patricia Flores es comunicadora social  y experta en género. Los últimos meses se  ha sumergido en una exploración con  la que buscaba desvelar cuál es el rostro que los  medios masivos -televisión y radio-  en La Paz muestran de la mujer.  «La respuesta a esa cuestión, lamentablemente, ha resultado espeluznante”, expresa.
La autora del estudio  Entre el discurso y la realidad. Aproximación a las tensiones entre patriarcado, machismo y homofobia… considera que,  si bien, las mujeres ya no están en la televisión sólo para temas de belleza y cocina, existe una espectacularización de los medios a la hora de abordar temas referidos al feminicidio o la violencia contra la mujer.
También considera que se ha caído en una especie de decadencia, ya que los medios apelan al sexismo y cosificación de las  presentadoras quizá para atraer audiencias. De todo esto, la investigadora conversó  con Página Siete.
¿Cómo ve el abordaje de los medios masivos sobre temas relacionados con la mujer?

Los datos siguen siendo espeluznantes. Las mujeres son referente noticioso en el 30% de los casos frente al 70% de los espacios informativos que son ocupados por  los hombres.
¿En qué medida se tiene la presencia de las mujeres en los medios?
De igual forma, las mujeres que forman  parte de los equipos de redacción o de periodistas de los medios de comunicación masivos en la actualidad suman un 30%. También se ha subido,  pero muy poco. En 1995, se tenía el 20% de mujeres en medios, es decir que en los últimos 20 años esto ha subido tan sólo el 10%.
¿Incidirá en algo la presencia de las mujeres en los medios en el abordaje de temas referidos a violencia y feminicidio?
Lamentablemente el  tener una presentadora mujer no influye  en cómo se muestra la realidad. Me ha sorprendido mucho que los hombres que dan las noticias son siempre los hombres de terno,  serios. En cambio, las mujeres son las que están con  poquita ropa ¿por qué?
Todavía hay un rasgo enorme de  sexismo y  cosificación de las mujeres en los medios más importantes del  país. Creo que las condicionantes  se dan desde los propios equipos de producción. ¿Qué los motiva elegir un rostro y  un cuerpo bellísimo, antes que una profesional seria y bella?

¿Cuáles son los medios que ha contemplado para su investigación? ¿Qué resultados ha arrojado este estudio?
Me he  acercado básicamente a los noticieros y revistas de los medios de comunicación que tienen mayor cobertura en La Paz (Red Uno, ATB, Unitel, PAT y  Cadena A, entre otros), además de las revistas de la mañana. También se ha realizado un monitoreo en los medios impresos.
Hemos encontrado que la prensa escrita, principalmente, trata de ser  cuidadosa cuando toca temas como el feminicidio. No hay adjetivación, no hay términos  que descalifiquen a las mujeres, pero se remiten únicamente a la descripción fría del hecho.
Y ¿qué pasa con  la televisión y la radio?
Hay más matices. Se ha visto  la espectacularización cuando se usan, por ejemplo,  los efectos sonoros o en el énfasis que (los presentadores) dan a la voz al emitir una noticia de violencia o feminicidio.  Sin embargo, donde se dan mayores juegos, y quizá irresponsables, es en las revistas tanto televisivas como radiofónicas, que son principalmente conducidas por jóvenes que  no están informados y pueden pasar de un feminicidio a presentar un tema frívolo sin ninguna transición en medio. En ese contexto se está  banalizando el feminicidio.

¿Cuál es el riesgo de este abordaje?
El problema  es que cuando el espectador o las audiencias ven  eso, el hecho  pasa como uno más. Deja de tener la relevancia que debería.
¿Estaremos ante una decadencia de los medios?
Yo  creo que sí, pues en esta suerte de ganar audiencias de seguir estos paradigmas, tan fuertes que tienen más de 20 años como el estilo Tinelli, pretenden ser amenos, pero terminan frivolizando absolutamente todo.
Falta una dosis de información, de rigurosidad en el manejo comunicativo y falta una dosis de seriedad ante el feminicidio, pues  no estamos hablando de poca cosa.

Se habrá mejorado en algo desde la promulgación de la Ley 348, para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia?
A dos años de la implementación de la norma, parece  que el remedio ha sido peor que la enfermedad. Mucha gente que trabaja con víctimas de violencia cree que -al haberse penalizado muchas figuras de la violencia contra las mujeres-  los niveles de escarmiento hacia éstas son peores, pues muchos hombres adoptan la postura de: «Si me denuncias, el escarmiento va a ser peor”.

Por otro lado,  nuestras autoridades tampoco le han dado la importancia que merece el tema. Si uno se acerca a los presupuestos que destina el Estado boliviano en todas sus reparticiones puede comparar: para infraestructura se asigna un 40% mientras que para la lucha contra la violencia y el feminicidio sólo  un 2%. Esto nos da una pauta de cuánto vale  la vida de las mujeres en este país.

HOJA DE VIDA

Perfil  Es feminista, activista de los Derechos Humanos, magíster en ciencias sociales, diplomada en estudios andinos y licenciada en comunicación social.
Defensa  Los últimos 15 años trabaja en defensa y promoción de los DDHH,  equidad de género, interculturalidad e investigación de dinámicas juveniles.

 

 

 

http://www.paginasiete.bo/sociedad/2015/12/14/los-canales-importantes-pais-altamente-sexistas-80175.html

Nuestros derechos, nuestras libertades

Prof. Babatunde Osotimehin

La Razón (Edición impresa) / Babatunde Osotimehin

El 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, se inició una campaña por el 50º aniversario de dos grandes tratados internacionales: el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que han configurado el carácter integral e indivisible del marco internacional de los derechos humanos.

Estos dos pactos, junto con la Declaración Universal de Derechos Humanos, pasaron a constituir la Carta Internacional de Derechos Humanos, enunciando las obligaciones relativas a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales intrínsecos de todo ser humano, e igualmente pertinentes para una vida de dignidad y bienestar.

Esos documentos han inspirado constituciones y leyes nacionales, han dado esperanza y legitimidad a movimientos sociales, han movido a los Estados a unirse para definir medidas concretas en pro de un mundo mejor y de sociedades pacíficas.

La Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo fue uno de esos hitos importantes que pusieron en acción las normas y los principios de derechos humanos. Más recientemente, la Agenda de Desarrollo 2030 ha articulado vínculos claros entre los objetivos de desarrollo sostenible y los derechos humanos.

El Día de los Derechos Humanos es un día que se debe celebrar, pero es además un día para dar voz a las mujeres, las niñas, los hombres y los niños que reivindican sus derechos humanos, incluidos sus derechos a la salud sexual y reproductiva, como un componente indivisible de la Carta Internacional de Derechos Humanos.

La Carta Internacional de Derechos Humanos ha proporcionado a las mujeres y las niñas un fundamento jurídico para exigir acceso a servicios de salud sexual y reproductiva. Ha dado a niños, niñas y adolescentes el derecho a gozar de una educación que promueva la igualdad de género y les proporcione información acerca de su sexualidad.

Ha dado a las mujeres de las zonas rurales que viven en la pobreza el derecho a vivir libres de tratos crueles, inhumanos y degradantes, como la esterilización forzada. Ha dado a las mujeres embarazadas un fundamento para reivindicar su derecho a la privacidad y a vivir libre de la discriminación, el abuso y la falta de respeto cuando dan a luz en un centro de salud.

Ha dado a las niñas afectadas por una fístula el derecho a luchar contra el estigma y el abandono social. Nos da a todos el derecho a un recurso efectivo cuando se violan nuestros derechos y libertades.

Las cuatro libertades que están en la base de la Carta Internacional de Derechos Humanos (la libertad de expresión, la libertad de culto, la libertad para vivir sin miseria y la libertad para vivir sin temor) son directamente pertinentes al derecho a la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

Con demasiada frecuencia las personas más abandonadas por la sociedad no pueden disfrutar de su salud y sus derechos sexuales y reproductivos. La capacidad de las mujeres, los adolescentes, los pueblos indígenas, las personas con discapacidad o las personas de diversas expresiones sexuales suele verse limitada por normas culturales o sociales discriminatorias.

Por esa razón, el marco internacional de los derechos humanos ha seguido enriqueciéndose durante los últimos 50 años con otros instrumentos básicos que brindan especial protección a los más abandonados, a fin de velar por que nadie quede rezagado en la búsqueda de una vida con dignidad y valor. Esta visión no es nueva.

Es un principio básico de las Naciones Unidas, cuyo 70º aniversario celebramos recientemente. Honremos el Día de los Derechos Humanos exigiendo que todas las naciones estén a la altura de esta visión.

Es Director Ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Católicas envían carta al Papa Francisco y señalan contradicciones de la Iglesia

||||Cristina Fontenele
Adital||||

La Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) envió una Carta al Papa Francisco en ocasión de los dos años de ministerio del Sumo Pontífice, que se cumplieron el pasado 13 de marzo. En el documento, la Red reconoce el empeño del Papa en promover la reestructuración de la Curia Romana, enfrentar la corrupción, estimular la vocación para el diálogo y participar de la intermediación en conflictos internacionales. «Valoramos que él esté contribuyendo a una mayor humanización de la figura papal”, se afirma en el documento. Sin embargo, la Red también alerta sobre algunas contradicciones que estarían presentes en el discurso papal. Temas como la participación femenina en el sacerdocio, la homosexualidad, el aborto y la pedofilia clerical serían todavía abordados de manera paradójica.

agenciaecclesiapt
En la carta se agradece el empeño de Francisco en contribuir al reconocimiento de la diversidad y de la libertad y se alerta sobre contradicciones en el discurso papal.

En entrevista con Adital, Yury Orozco, una de las coordinadoras de las CDD en Brasil,comenta sobre la repercusión y las expectativas del envío del documento y analiza los avances y desafíos de los dos años de papado.

Según Yury, después del envío de la carta, la organización recibió el apoyo de diferentes sectores sociales, incluso de religiosos, lo que indica una expectativa de que el Papa logre implementar los cambios deseados por la comunidad católica. Hay un reconocimiento mundial de la figura del Papa Francisco por sus gestos humanitarios de apertura y simplicidad, por su compromiso para que la Iglesia Católica busque internamente la coherencia evangélica de renuncia a la ostentación y a la riqueza. El Papa deja en claro su condena al sistema capitalista y demuestra una opción de lucha por la justicia, guiado por el principio de la misericordia. «La comunidad mundial, especialmente la católica, comienza a ver en este Papa señales de compromisos de una Iglesia que había perdido credibilidad”.

Sin embargo, Yury señala que el Sumo Pontífice continúa con una postura conservadora en el campo de la moral. Aunque haya abierto espacios para discutir temas como la familia y haya opinado sobre la homosexualidad, esta misma preocupación no se encuentra en relación con el aborto, un asunto importante para la salud de las mujeres, ni en relación con el derecho de las mujeres a la ordenación sacerdotal. Por el contrario, el Papa ya habría afirmado que sobre esas cuestiones la Iglesia ya cerró una posición. «Nos preguntamos si de hecho hay una voluntad real del Papa para que la moral sexual católica deje de ser condenatoria e incorpore el derecho a la libre decisión que tanto desea gran parte de la Iglesia Católica en asuntos de moral sexual”.

«Un mundo en el que las mujeres son marginadas es un mundo estéril»

En el documento se señala que el Papa ha convocado a una mayor participación de las mujeres en los espacios de decisión eclesiales; sin embargo, ha cerrado las puertas para el sacerdocio y el diaconado femeninos, reforzando, en algunas declaraciones, «el estereotipo de la mujer sumisa, callada y madre como única opción”.

Para las CDD, es importante insistir para que la Iglesia sea democrática, justa y solidaria con todos sus integrantes. La forma excluyente en que la Iglesia trata a las mujeres involucra cuestiones de derechos humanos y de justicia. «Ellas han dado una contribución relevante a lo largo de la historia del catolicismo. No existen motivos teológicos o eclesiológicos que impidan la ordenación. Si fueron bautizadas, ¿por qué se les impide el derecho de recibir el sacramento de la orden sacerdotal? ¿Sólo por el hecho de ser mujeres? Eso es discriminación y es totalmente contrario al proyecto de comunión e igualdad de Jesús. Si realmente la Iglesia quiere una participación plena de las mujeres en ella es contradictorio que esté cerrada a abrir la discusión sobre su ordenación”, aclara Yury. A pesar de las señales de apertura, el Vaticano continuaría asumiendo un papel nada favorable a los derechos de las mujeres.

Uno de los objetivos de la Carta es llevar al conocimiento del Papa el pensamiento de las CDD y abrir la posibilidad de un diálogo sobre asuntos importantes para las mujeres en relación con la sexualidad y la reproducción, con la participación plena en los espacios de poder y decisión tanto en la sociedad como en la Iglesia.

padrescasados
Para la CDD, si realmente la Iglesia quiere una participación plena de las mujeres en ella es contradictorio que esté cerrada a abrir la discusión sobre su ordenación.

«¿Y quién soy yo para juzgar a los gays?”

La Red espera que ocurran cambios efectivos y las autoridades eclesiales dejen de obstaculizar leyes que reconozcan los derechos humanos de la comunidad LGBT (Lésbicas, Gays, Bisexuales y Transexuales). Aunque no reconozca el matrimonio homoafectivo, la política papal es de acogida.

Yury afirma que hay un importante cambio de actitud del Papa al declarar que las personas homosexuales sean acogidas en la Iglesia con respeto y sin discriminación. Pero el desafío está planteado, es necesario que la práctica pastoral sea legitimada por el cambio en la normativa eclesiástica y en la política institucional para que se respeten los derechos humanos de las comunidades LGBT, así como los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y jóvenes.

El aborto y el derecho a decidir

La Carta aclara que para la mayoría de las mujeres el aborto no ha sido una rápida solución sino una decisión difícil. «Ninguna mujer aborta con alegría en su corazón.” La Red pide que el Papa permanezca con discursos de comprensión y misericordia cuando se refiera al aborto.

De acuerdo con Yury, todo el trabajo de la ética sexual cristiana se ha hecho sin referencia a las experiencias de las mujeres. La Iglesia no tiene en cuenta que las mujeres son agentes morales y con capacidad ética para decidir sobre su vida y contribuir a los grandes dilemas morales de la humanidad. La coordinadora de las CDD refuerza que es importante que la doctrina y las normas católicas dejen de ser el punto de partida para resolver los problemas humanos. En el caso del aborto, las mujeres deben ser el centro de las preocupaciones. «Los representantes de la iglesia deben escuchar sus motivos, dilemas y las razones profundas que las llevan a tomar la decisión de interrumpir el embarazo. Solidaridad y no condena es lo que precisan en ese momento”, destaca.

superpride.com.br
Las CDD defienden que las autoridades eclesiales dejen de obstaculizar leyes que reconocen los derechos humanos de la comunidad LGBT.

«No hay absolutamente ningún lugar en el ministerio para los que abusan de menores”

El documento pide más congruencia en las acciones de la Iglesia en relación con la pedofilia clerical. Las CDD reconocen la gran preocupación del Papa por el asunto y que se han dado pasos importantes como la creación de la Comisión para la Tutela de Menores. Sin embargo, ministros y obispos involucrados en el encubrimiento de sacerdotes pedófilos en el interior de la Iglesia Católica siguen siendo nombrados para ocupar posiciones de alto nivel dentro de la estructura eclesiástica. La Comisión, de carácter internacional, está formada por 12 personas y tiene por finalidad aconsejar a la Santa Sede en la protección de los niños y en la atención pastoral a las víctimas de los abusos.

La Red se preocupa por la falta de medidas efectivas para erradicar la pedofilia dentro de la Iglesia. De acuerdo con la institución, serían necesarios algunos cambios en el interior de la estructura eclesial y en el Código de Derecho Canónico para eliminar los encubrimientos de los delitos de abuso sexual y de la pedofilia clerical, promoviendo la atención a las víctimas y el castigo a los culpables de este delito atroz.

fuente: http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=84541

(más…)