Skip to main content

Coroico, municipio comprometido con los derechos de las mujeres

La Alcaldesa de Coroico, Dr. Elizabeth Mamani Yujra, y su equipo recibieron la visita de Católicas por el Derecho a Decidir / Bolivia con el objetivo de entablar alianzas para promover el acceso a la Salud Sexual y Salud Reproductiva en el municipio.

La visita se enmarca en el proyecto»Fortaleciendo la participación activa de las mujeres para el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva en el sistema público» que cuenta el apoyo de Generalitat Valenciana y es implementado por Alianza por la Solidaridad y Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

Ana María Kudelka, directora ejecutiva de CDD Bolivia, destacó el interés del Gobierno Autónomo Municipal de Coroico en trabajar estos temas y la apertura de la Alcaldesa Elizabeth Mamani, una mujer joven y comprometida con los derechos humanos de las mujeres.

 

CDD y Alianza por la Solidaridad coordinan acciones con la Alcaldía de La Paz

El pasado 26 de abril, el quipo de Católicas por el Derecho a Decidir / Bolivia y la Coordinadora País de Alianza por la Solidaridad, Gioconda Diéguez, hicieron una visita al Gobierno Autónomo Municipal de La Paz para coordinar acciones en el marco del proyecto «Fortaleciendo la participación activa de las mujeres para el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva en el sistema público».

El proyecto es financiado por la Generalitat Valenciana y busca contribuir al ejercicio de la salud sexual y reproductiva como derecho de mujeres adultas y adolescentes de los macro distritos Periférica y Cotahuma del municipio.

 

Se realizó el primer encuentro del Movimiento de jóvenes de CDD

En el marco del proyecto ¡Jóvenes y adolescentes en acción! Por la prevención de violencia en razón de género, la prevención del embarazo precoz no planificado, la promoción de derechos sexuales y derechos reproductivos y auto-socio-cuidado, Católicas por el Derecho a Decidir  (CDD) organizó el primer encuentro de lideresas del Movimiento de jóvenes CDD, el pasado sábado 23 de abril.

El encuentro forma parte de un ciclo de 3 talleres formativos en los cuales las lideresas abordarán temas relacionados con: empoderamiento, derecho a decidir, autoestima, conceptos sobre feminismos y patriarcado, Derechos Sexuales, Derechos Reproductivos y prevención de violencias.

Para Irene Espinoza, responsable de Incidencia Social de CDD, es de suma importancia ayudar a las y los adolescentes y jóvenes a gozar de sus derechos sexuales y derechos reproductivos, su derecho a decidir y trabajar en su bienestar.

Me hizo reflexionar sobre qué es ser una líderesa en CDD,  sobre qué estoy haciendo en mi vida y en qué aspectos debo trabajar en mi. Además sobre todo aquello que se nos ha inculcado desde este sistema patriarcal, estereotipos y tantas otras cosas«.

Yesica Herrera, jóvenes lideresa. 

«Me pareció un taller muy dinámico y fuera de la formalidad, se sintió un ambiente muy agradable desde el inicio de la presentación hasta la finalización, es una gran experiencia que me llevo ya que se centro en cómo las mujeres nos sentimos y qué espectativas tenemos de nosotras mismas«.

Yesica Mamani, jóvenes lideresa. 

«Católicas me hizo sentir en un lugar seguro, donde todas nos escuchamos, y realmente me alegró ver como todas nos apoyamos«.

Gabriela Avendaño, jóvenes lideresa. 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

CDD inició la primera versión del curso “Los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos en la agenda”

El miércoles 13 de abril Católicas por el Derecho a Decidir inauguró el Curso “Los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos en la agenda”, en el marco del proyecto “Periodismo que transforma” implementado con el apoyo de la Asociación Sueca para la Educación Sexual, RFSU.

El curso está dirigido a periodistas que ejerzan sus labores en medios escritos, audiovisuales, digitales y radiales en Bolivia y contará con 8 sesiones en las cuales se abordarán temas relacionados a los Derechos Humanos, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, salud sexual y salud reproductiva, laicidad, aborto y ciberseguridad.

“Como Católicas por el Derecho a Decidir creemos que los y las periodistas tienen un rol fundamental en la incidencia social, cada noticia que compartimos tiene un efecto en los y las tomadoras de decisiones, como en la sociedad civil. Es por eso que el curso quiere consolidar conocimientos para generar herramientas que nos permitan de manera conjunta analizar y narrar sobre los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos para contribuir a una información adecuada en el marco de los Derechos Humanos y la equidad de género”, resaltó Ana Kudelka, Directora Ejecutiva de CDD.

Los talleres se desarrollarán cada jueves de 19:00 a 21:00 de manera virtual por la plataforma Zoom y contarán con la participación de periodistas expertos/as nacionales e internacional.

“Agradecer que exista este curso, muchas veces cuando queremos abordar noticias sobre hechos de violencia sexual o violencias no contamos con recursos para informar de manera correcta”.

Rommel Mérida, Potosí.

“Es necesario que ingresen en la agenda periodística los Derechos Sexuales y Reproductivos, hace mucha falta este tipo de espacio de formación. La expectativa que tengo del curso es conocer que están haciendo otras colegas y de repente pensar en temas colaborativos”.

Nathalie Iriate, Santa Cruz.

“Los periodistas debemos emitir mensajes de forma correcta. Es importante poder adquirir conocimientos más cuando se tratan de temas de vulneración de derechos de niñas, adolescentes y jóvenes”.

Daniel Choque, Sucre.

“Hay muchos casos acá, en Cochabamba, de violencia que no salen a la luz o que las mismas autoridades no toman en cuenta y justamente yo y otros compañeros comunicadores queremos realizar un proyecto para medios de comunicación y difundir este tipo de casos y ser un empujón para que las autoridades tomen cartas en el asunto. Pero para generar esto es muy importante formarnos”.

Mariel Saavedra, Cochabamba.

Foro: Derechos Humanos y lucha contra la injusticia, discriminación y violencias

Con el objetivo de generar un espacio de reflexión, análisis, intercambio e incidencia dirigidas al desarrollo de políticas públicas favorables al ejercicio de los derechos humanos de las mujeres, desde el principio de la laicidad se realizo, el pasado 7 de abril, el Foro: Derechos Humanos y lucha contra la injusticia, discriminación y violencias, con organizaciones y activistas de derechos humanos, jóvenes, universidades y tomadores/as de decisión del Estado.

El evento arrancó con la conferencia magistral «Políticas públicas y descolonización, desde el principio de laicidad» realizada por Nicolás Panotto de Otros Cruces y se desarrolló en dos momentos, el primero denominado Despatriarcalización y descolonización de la Justicia y uno segundo que abarcó temas relacionados con Estado laico y políticas públicas.

El evento fue organizado por Comité Pro Laicidad Bolivia y la organización Otros Cruces (Chile), en coordinación con Católicas por el Derecho a Decidir / Bolivia

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

Pronunciamiento del Círculo de Mujeres

CON REFERENCIA AL 8 DE MARZO: DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Frente a los constantes hechos de diferentes formas de violencia hacia las mujeres el 2021, 108 feminicidios y 46.774 delitos registrados en el marco de la Ley 348, así como los alarmantes hechos de violencia sexual hacia niñas y adolescentes que están ocurriendo en estos momentos, el Círculo de Mujeres estrecha lazos para pronunciarse hoy 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Nos sentimos dolidas por ver día a día cómo nuestra sociedad se vuelve cada vez más indolente y que tiende a minimizar y naturalizar todas las formas de violencia. Nos sentimos indefensas porque vivimos en un Estado que intenta dar respuestas de emergencia, todavía frágiles, improvisadas y que no evidencian voluntad real de cambios estructurales, para diseñar y aplicar en todos los niveles territoriales, programas de prevención de la violencia y medidas orientadas a mejorar los servicios públicos y el acceso a una justicia proba que con la debida diligencia, logre resarcir los derechos que han sido vulnerados, sancione a los agresores, previniendo la reincidencia de hechos y el riesgo de feminicidio.

Exigimos al Gobierno Nacional, promulgar la Ley modificatoria a la Ley 348, que desde el 2019 se viene formulando, así como la difusión y monitoreo a la aplicación de la Ley 1173. Exigimos presupuestos del Tesoro General de la Nación suficientes para el funcionamiento de todo el sistema de prevención, atención, protección, persecución y sanción de la violencia machista en todos los niveles de Estado, así como la sumatoria de penas. Exigimos a las autoridades correspondientes una auditoría jurídica y seguimiento de todos los casos de feminicidios

Queremos ver evidencia de que los procesos judiciales por delitos de la Ley 348 avanzan y se agilizan las sentencias ejecutoriadas. Queremos tener la certeza plena de que los agresores, violadores y feminicidas están en el lugar que deben estar, “la cárcel”. Queremos tener la seguridad de que las mujeres que sufrieron violencia no tendrán que enfrentarse con sus agresores en las calles, o en sus propios domicilios, revictimizándolas y convirtiéndolas en blanco de más violencia y feminicidios.

Exigimos que las y los operadores de justicia conozcan y se apeguen a las normas, que juzguen con perspectiva de género para evitar más corrupción e impunidad.

Como Círculo de Mujeres estamos sororamente articuladas e invitamos a otras mujeres a sumarse a este espacio diverso, respetuoso que, además, está vigilante al cumplimiento de las normas de un Estado que debe garantizar el derecho de todas las hermanas bolivianas, a vivir libres de violencia.

El Círculo de Mujeres es una articulación de mujeres de diferentes edades y organizaciones diversas de Bolivia: activistas de derechos humanos, promotoras comunitarias, teólogas, profesionales, mujeres trans, líderesas, de origen afrodescendiente, aymara, quechua y guaraní; que viven en municipios periurbanos y rurales del país, muchas sobrevivientes de violencia y que han sido discriminadas por diversas razones.

Súmate a nuestra lucha,
porque unidas somos más fuertes
CÍRCULO DE MUJERES

 

Reportaje: Desconocimiento y arreglos fuera de la justicia obligan a niñas violadas a ser madres

En el marco del #8M, Día Internacional de la Mujer,  Católicas por el Derecho a Decidir presenta el material producido por Karen Gil, ganadora del Fondo de Investigación Periodística.

Para conocer el reportaje haz clic en la imagen

El 2021, CDD convocó a periodistas y estudiantes de comunicación  a participar del Fondo para Investigación Periodística presentando una propuesta para la realización de un reportaje o crónica de investigación periodística sobre “Aborto, clandestinidad y pandemia”. Incentivando la producción de materiales periodísticos que evidencien la realidad en Bolivia.

PRONUNCIAMIENTO – CASO OBSTACULIZACIÓN DE LA INTERRUPCIÓN LEGAL DEL ABORTO A MENOR DE 11 AÑOS

Desde Católicas por el Derecho a Decidir / Bolivia, REPUDIAMOS la injerencia de la jerarquía eclesial de la  Iglesia Católica y la vulneración de derechos  humanos de una  niña de 11 años,  víctima de violación, interfiriendo en la aplicación de la normativa nacional y en especial de la Sentencia Constitucional Plurinacional 0206/2014 que reafirma que la violencia sexual es causal para acceder a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE); además de vulnerar el carácter LAICO del Estado Plurinacional de Bolivia, establecido en el Art. 4 de la Constitución Política del Estado, que establece la explícita independencia del Estado de las religiones, por lo que las creencias no pueden imponerse ni intervenir en las acciones estatales.

RECORDAMOS que el deseo expresado por la menor fue el de “no continuar” con el embarazo producto del delito de violación, posteriormente y sobrepasando el principio de confidencialidad, dejando de lado el principio de autonomía progresiva de la niña para tomar sus propias decisiones, así como su protección, se accedió a ella y a su madre para convencerlas de desistir de la interrupción legal del embarazo, interponiendo creencias religiosas y posturas moralistas por encima del interés superior de la niña, poniendo en alto riesgo su vida, su salud física y psicosocial.

DENUNCIAMOS el accionar de servidores/as públicos de las Defensorías de la Niñez y Adolescencia de los gobiernos autónomos municipales de Yapacaní y Santa Cruz, así como del Hospital “Percy Boland”, instituciones que están llamadas a proteger los derechos humanos de las personas y en este caso en particular de la niñez, adolescencia y las mujeres, vulneró el derecho de la reserva, confidencialidad y protección, dando lugar a la revictimización de la niña.

El embarazo infantil forzado está considerado como tortura, tal como lo establecen diferentes mecanismos internacionales de Derechos Humanos, como el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), en su Recomendación General 35 y el Comité contra la Tortura. Al obligar a una niña a proseguir con el embarazo se la está exponiendo en un grave riesgo, en su salud integral y su vida, prologando su sufrimiento y situación de alta vulnerabilidad.

Las niñas no pueden ni deben ser madres, tienen derecho a ser protegidas y a tomar decisiones sobre sus cuerpos y sus vidas. La interrupción de un embarazo no deseado producto de una violación es la única posibilidad de protección para que continúe siendo niña, es la única posibilidad de restitución de sus derechos, es la única posibilidad para el cuidado de su salud psicológica, física y de su vida, para su desarrollo integral y para sobreponerse a la trágica vivencia de una violación.

Ante dilemas éticos de carácter religioso para las personas de fe, la doctrina católica establece que las decisiones deben ser tomadas en libertad y desde la voz de la propia conciencia, que señalarán el mejor camino y Dios no condena. Jesús interpeló la Ley del Antiguo Testamento e impactó y tensionó a las jerarquías eclesiásticas con su mensaje de amor, misericordia y libertad a través de su Gracia.

EXIGIMOS al Estado Boliviano que intervenga de manera inmediata y urgente para que garantice la protección y restitución de los derechos de la niña, inicie el debido proceso judicial y sancione al agresor sexual; investigue sancione a los/as servidores/as público/as y las instituciones y organizaciones responsables del incumplimiento y transgresión de la normativa vigente y la vulneración de los derechos de la menor.

“LAS NIÑAS NO PUEDEN NI DEBEN SER MADRES”

La Paz, 29 de octubre de 2021

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡¡¡SON NIÑAS, NO MADRES!!!

Mesa de trabajo 4

Las organizaciones y activistas que conformamos el Pacto Nacional por la Despenalización del Aborto, la Articulación Feminista Campaña 28 de Septiembre y CLADEM Bolivia, frente al caso de la niña de once años de Yapacaní, víctima de violación y cuya interrupción legal del embarazo fue suspendida, manifestamos lo siguiente:

Denunciamos que los actos cometidos por el personal de las Defensorías de la Niñez y la Adolescencia de los municipios de Yapacaní y Santa Cruz, así como del Hospital Percy Boland son graves violaciones a los derechos humanos a la vida y a la salud de la niña que han puesto en riesgo su integridad física y mental, imponiéndole una maternidad forzada que afectará seriamente su proyecto de vida.

Exigimos a los Gobiernos Municipales de Yapacaní y Santa Cruz se realice el procesamiento administrativo y destitución del personal que vulneró los principios de confidencialidad e interés superior de la niña incumpliendo con el deber de protección reforzada de sus derechos.

Demandamos al Ministerio de Salud adopte de forma inmediata las medidas necesarias para que estos actos no se repitan nunca más y se garantice el cumplimiento de la normativa nacional e internacional vigente y los protocolos adoptados para el acceso a la interrupción legal del embarazo y se aplique en todos los casos el principio de confidencialidad que envuelve al mismo; además prohíba el libre acceso a las víctimas y cualquier tipo de interferencia en los procedimientos médicos, bajo advertencia de destitución a quienes propicien, faciliten o den su anuencia para tales actos.

Exigimos que se investigue no solo si el personal del hospital dio su anuencia para la intromisión de representantes de grupos religiosos que presionaron a la niña y a su madre para interrumpir el procedimiento médico que estaba en curso o si más bien hubo una actuación coordinada y deliberada entre ellos. También pedimos que se revisen los antecedentes de otras denuncias de obstaculización de acceso a la interrupción legal del embarazo contra el hospital y se determine si existe un patrón de conducta a efectos de procesar y remover del cargo a quienes hubieren incurrido en tales actos.

Manifestamos nuestro respaldo a las acciones legales que la Defensoría del Pueblo ha iniciado pues por una parte debe precautelarse la vida y la salud integral de la niña afectada en cumplimiento de la legislación nacional y las obligaciones que nacen del derecho internacional de los derechos humanos viabilizando la interrupción legal del embarazo en este caso, y por otra parte, debe sancionarse a las y los autores de estos actos, así como a sus cómplices, razón por la que nos constituiremos en veedoras del proceso penal en su contra a partir de la denuncia presentada por la Defensora del Pueblo.

Exigimos al sistema de justicia celeridad en el proceso penal abierto en contra del agresor de la niña para su pronto enjuiciamiento y condena, la que debiera fijar la pena máxima prevista para este delito y agravantes, por tanto, de 30 años de privación de libertad, por lo cual ejerceremos vigilancia permanente sobre el desarrollo del proceso.

Exigimos que, en los casos de violación a niñas, ellas sean puestas bajo la tutela del Estado a efecto de precautelar sus derechos e intereses.

Condenamos el silencio que resulta cómplice y la pasividad de las autoridades que tienen el mandato legal de proteger los derechos de la niñez y de las mujeres y les demandamos acciones inmediatas.

Rechazamos el uso de la categoría de “Niñas Madres” promovida por la Iglesia Católica porque normaliza las consecuencias de la violencia sexual. El embarazo y maternidad infantil forzados, son considerados tortura y no pueden encubrirse. SON NIÑAS, NO MADRES.

¡¡¡EN UN MUNDO JUSTO NO HAY NIÑAS MADRES!!!

La Paz, 29 de octubre de 2021.

 

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.